Si bien el proceso de compra del consumidor puede tener diferentes caminos y rutas. Más en el contexto actual donde los canales tradicionales ya no son las tiendas predilectas y exclusivas del shopper.

Más notas relacionadas:
5 razones que llevaron a Pepsi a retar al consumidor y cambiar de estrategia
3 claves para interpretar y explotar los datos de los consumidores
Pepsi convierte a sus consumidores en estrellas de cine

Hoy vemos términos como el efecto ROPO, el webrooming y el showrooming, que básicamente hablan sobre el vaivén del consumidor en los diferentes canales que tiene a su alcance.

Sin embargo, si nos pusiéramos a pensar en tres paradas indispensables en la ruta del consumidor, podemos mencionar tres:

Engagement
El engagement es el grado en el que un consumidor interactúa con su marca; pero también radica en el compromiso que una marca tiene con sus clientes. Crear cierta fidelidad y motivación en los usuarios para que estos se defiendan y se sientan parte de la marca. Uno de los factores primordiales en ese proceso de negocios consiste en los usuarios recurrentes.

Conversión
Hacer que un consumidor se decida a cambiar de marca. Parece sencillo, pero no lo es, ya que para lograr una conversión primero tienes que conocer a fondo a ese consumidor.

Entrega
Hablando de canales online y offline, la marca debe asegurarse de causar esa emoción en el shopper a la hora de obtener su producto. Qué es lo que está recibiendo por el pago que hizo. Parece el final del camino en el proceso de compra, no obstante es el punto del cual depende la recompra.

consumidor

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL