En los supermercados o tiendas de conveniencia, los departamentos de mercadotecnia de las marcas deben analizar si la estrategia que se implementará en el retailer llevará a lograr un mayor volumen de ventas.

Para esto se pueden llevar a cabo un sin fin de estrategias en sinergia, sin embargo es importante señalar que uno de los principales objetivos de esta estrategia debe ser el otorgamiento de incentivos a los consumidores, así como a los distribuidores para cumplir de una manera más optimizada esta meta.

De acuerdo con un estudio de Nielsen, el surtido y la visibilidad del producto es un componente fundamental para ganar espacio al tratar de incluir en la compra del consumidor. No se trata de tener una gran cantidad de producto disponible en las tiendas, más bien de asegurarse de contar con los productos que demanda el shopper. En suma, ofrecer presentaciones atractivas y precios adecuados.

Cabe señalar que 7 de cada 10 mexicanos realizan sus compras en tiendas y detallistas. Por tanto, las estrategias de merchandising son esenciales si se quiere incentivar a que los consumidores frecuenten un establecimiento para realizar sus compras.

Sin embargo, ¿con solo exhibir el producto se puede lograr que se compre? Al parecer no es suficiente. Sin embargo, hay algunas claves que se pueden implementar para lograr ese objetivo. De acuerdo con un estudio de Kantar TNS, la simple exposición de un producto no es suficiente para convencer al cliente de adquirir. Según la firma, para el 28 por ciento de los mexicanos su decisión de compra está influida por los beneficios ambientales que transmite una marca.

Es decir, es importante que los productos sean amigables con el medio ambiente. Esto se debe a que a diferencia de otras estrategias, el “marketing verde” satisface las necesidades de seis perfiles distintos de consumidores. Cabe señalar que los “green shopper” están dispuestos a pagar más por los productos que demuestren su efectividad, según el estudio de Kantar TNS.