Para las marcas de lujo, la exclusividad y poca existencia de sus productos es clave para mantenerse como una firma de status aspiracional. De ahí que marcas como bebe apueste por un tallaje escaso en sus tiendas y la no repetición de sus colecciones, aunque éstas hayan sido un éxito.

Otro caso lo tenemos con Audi. Aunque el modelo Q5 fue producido 267,651 veces en 2015, el modelo R8 sólo fue hecho en 357 ocasiones. El precio de este auto ronda los 599 mil pesos, y aunque para cierto segmento no es un precio muy elevado, la estrategia de marketing seguida por la marca ha hecho que este vehículo sea más que una cifra.

Prueba de ello es el siguiente video, donde se muestra un auto pensado sólo para aquellos consumidores que gustan de conducir y de vivir una experiencia a bordo de un vehículo sofisticado.

Pero el encanto de la estrategia no queda en un spot entretenido, sino en la alianza que la marca automotriz hizo con Airbnb para que los consumidores pudieran reservar la casa que aparece en el video, y de esta forma pudieran vivir la experiencia mostrada en el spot.

Si bien, Audi ha sabido aprovechar las ventajas de la mercadotecnia para hacer de sus autos un producto aspiracional. Basta recordar cuando se basó en la película Guerra Mundial Z, protagonizada por el ahora soltero Brad Pitt. Aquí la marca replicó una escena donde los zombies escalan un muro para poder “comer” a los humanos, pero en lugar de ello, la marca puso a mecánicos en busca de uno de sus autos. El spot de esta acción culminaba con la frase “su Audi no debe caer en manos equivocadas”.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL