El concepto de mantener la atención a las necesidades del cliente, ha llevado a que las empresas, y sobre todo, quienes se encargan de llevar el servicio directo al cliente– a desarrollar una gran cantidad de habilidades necesarias para superar las expectativas que podría tener el cliente.

A propósito de que se está volviendo hacer grande América. En los negocios, el elemento clave de nuestro juego es: el cliente. Y hablando de esto, ¿Por qué no volver hacer grandes a nuestros clientes, otra vez?

“¡Bienvenido! ¿Puedo ayudarle?”

De acuerdo a especialistas, la mayoría de las empresas utilizan alguna combinación de estrategia de negocio ofensiva, en esta idea, se trata de capacitar a nuevos clientes. Por otro lado, la estrategia defensiva, que se basa en mantener la base de clientes. 

Hoy en día, por el bajo crecimiento de la economía de los países y la caída de distintas divisas alrededor del mundo. Lo que han optado hacer las empresas para mantener su éxito es utilizar una estrategia ‘defensiva’ para seguir teniendo la fidelidad de los clientes.

Además, esto ha ayudado a tener una ventaja competitiva, sin embargo, pocos negocios se han dado cuenta de esta verdad.

¿Quién hará grande al cliente?

El tema principal de la mayoría de las pequeñas y medianas empresas en México son los costos. Un factor que pone en expectativa a cualquier dueño de negocio. Porque a pesar de vender las mismas cantidades o más en comparación con años anteriores, la utilidad se va haciendo más pequeña o simplemente no se diferencia.

Este panorama ha llevado a que los empresarios apuesten por herramientas digitales que, según afirman las compañías proveedoras, salvarán a sus clientes. Lo harán más fiel a la marca y se generarán más ventas.

Sin embargo, olvidan mencionar que el coste para mantener un cliente es mejor que el coste de conseguir un cliente nuevo. Por eso, garantizar la calidad experimentada al cliente se convierte en la estrategia de promoción más efectiva para una empresa.

Es increíble que un cliente enamorado puede hacer por la marca y la empresa. Si fue atendido de maravilla, el cliente comienza hacer un campaña con todos sus conocidos, amigos –si tiene, hasta con el perro– y familiares.

Toda esa atracción de potenciales clientes que cuentan con referencias y una opinión excelente sobre el servicio, será suficiente para sumar a la cartera, un cliente. Un amigo más al negocio.

Ahora, en cada interacción que tengas con clientes, promueve su lealtad. Se tiene comprobado que los clientes satisfechos se muestran más dispuestos a repetir sus compras si se sintieron satisfechos, y sobre todo si tienen referencias de más clientes satisfechos.

No desperdicies tu oportunidad, cuando te encuentres frente a frente con tu cliente. Escúchalo. Una mejor imagen y reputación, se llevará el consumidor de la empresa. Y sobre todo, tu empresa como el servicio, se diferenciará de la competencia.

Recuerda: 1. Promueve la lealtad de tus consumidores. 2. Supera las expectativas de tus clientes. y 3. Mantén comunicación con los mejores clientes satisfechos, y difunde sus mensajes positivos en la comunicación de tu empresa.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL