Cada dí­a las necesidades de los shoppers son más especí­ficas, esto hace que las estrategias de retail marketing se especialicen con el fin de atender las solicitudes de los futuros compradores, y que por supuesto, éstos regresen con frecuencia al punto de venta.

Por eso, se han creado diversos formatos de punto de venta o tiendas para fomentar la comercialización de bienes de consumo. De manera general, se dividen en los siguientes tipos:

Tienda de Autoservicio: Sistema de venta directa al consumidor, con exhibición abierta de los productos, los cuales se clasifican por categorí­as (perecederos, abarrotes, mercancí­as generales, enseres menores y mayores, ropa, entre otros), de tal forma que permiten su selección con la menor intervención del personal de la tienda. Esta clase de establecimientos poseen un área de cajas en la entrada/salida de la tienda.

Tienda Departamental: Es un sistema de venta directa al consumidor, de una gran variedad de satisfactores para el hogar y uso personal (enseres mayores y menores, ropa, telas, tapicerí­a, entre otros) que se clasifican en departamentos separados, con un surtido especializado, limitado y profundo; con atención de personal conocedor, bajo una dirección única y servicios adicionales.

Tienda Especializada: Tienda minorista con una lí­nea seleccionada de artí­culos, con imagen propia y servicios adecuados a las mercancí­as.

Fuentes: ANTAD y CANACINTRA

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL