La empresa neozelandesa enfocada a los aparatos médicos, Fisher & Paykel Healthcare considerará trasladar de Tijuana a Nueva Zelanda la elaboración de productos destinados al mercado de Estados Unidos si el gobierno del republicano Donald Trump aplica un impuesto a las importaciones procedentes desde México.

El cambio en los costos de carga por el traslado de la producción podría golpear a las utilidades de la empresa, según su presidente ejecutivo, Lewis Gradon, aunque la firma aún no sabe cuánto, debido a la incertidumbre en torno a las políticas del Gobierno de Trump.

Sin embargo, la compañía seguirá elaborando productos en México que no tengan como destino el mercado estadounidense, dijo Gradon.

La compañía produce aparatos que incluyen máscaras para tratar la apnea del sueño y humidificadores para ventilación mecánica, tiene previsto comenzar este año las obras de una segunda fábrica en México, donde actualmente emplea a unas 700 personas y elabora casi un tercio de sus productos.

Razones para no invertir en México

Ford Motor Company fue la primer empresa que decidió sacar sus inversiones de México. Retiraron la planta de San Luis Potosí debido a que no deseaban perder el acceso a su principal mercado y no podían sacrificar su rentabilidad, según informa la profesora Violeta Rodríguez del Villar, Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) UNAM. A pesar de, la cancelación contribuyó a una pérdida trimestral neta para la compañía de 200 millones de dólares, la primera desde 2009.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL