En medio de un escándalo por emisiones, Volkswagen podría ahora enfrentar en Corea del Sur un multa de hasta 8.62 millones de dólares por cada modelo de los miles de vehículos que vendió al parecer equipados con tubos de escape no autorizados.

Fiscales surcoreanos informaron este jueves que se investiga la posibilidad de que Audi Volkswagen Korea haya cambiado de manera arbitraria piezas clave que afectan las emisiones de cerca de 50 mil automóviles, incluidos modelos Audi A7.

Los fiscales tratan de verificar si los cambios fueron hechos sin autorización del Ministerio surcoreano de Medio Ambiente y de determinar la relación entre el posible uso de piezas inadecuadas y el escándalo de emisiones de Volkswagen.

En virtud de la legislación local, el hecho de haber conducido cambios sin aprobación de las autoridades respectivas podrían dar lugar a una multa de hasta 8.62 millones de dólares por cada modelo, de acuerdo con la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

La investigación se centra en la reciente confiscación de 956 vehículos de Audi Volkswagen Korea en su centro de inspección de Pyeongtaek, en la provincia de Gyeonggi, en el noroeste del país.

Un total 606 de esos automóviles habían sido importados sin la autorización adecuada del Ministerio del Medio Ambiente, precisó la fiscalía.

El fabricante alemán recibió un duro golpe en septiembre de 2015 cuando estalló el escándalo por los resultados falsos de las emisiones contaminantes de algunos de sus modelos diesel que presentó para cumplir con las estrictas regulaciones en Estados Unidos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL