Hablar de packaging es referirnos a ese contenedor que almacena cierto producto, en distinta presentación, caracterizado por un diseño específico y visualmente atractivo.

Cuando una persona acude a un punto de venta o mira en una tienda online algún producto que, sin saber de qué va el contenido, puede sentirse fuertemente atraído por su embalaje, a tal grado que la compra se dé sólo por su atractivo visual y funcionalidad.

Datos de la Asociación Mexicana de Envase y Embalaje (AMEE) señalan que al término de 2017, la industria de packaging podría registrar un crecimiento de entre 4 y 5 por ciento, respecto al año anterior, logrando rebasar la 11.3 toneladas de producción nacional de envases de ese mismo año.

Si para 2017 la fabricación de packaging en nuestro país se vislumbra en mayor cantidad, y las diversas innovaciones que se puedan dar durante el año, ¿en dónde radica el encanto de un packaging?

Cuidado en el diseño

El cuidado en el diseño y fabricación van desde el brief que se entregue a la agencia encargada de hacerlo, documento en el que se debe especificar objetivos comerciales y de marketing, motivo del rediseño o nuevo packaging, qué se busca con esto, qué se quiere transmitir al target, si va a tener doble uso o no, cómo desea la estructura y que tenga visible marca y nombre del producto.

Por parte de la agencia, ésta debe procurar la utilización de elementos gráficos que comuniquen lo que la marca quiere, colores congruentes con el producto y marca, tipografía correcta, adecuada ubicación de cada elemento visual, cuidar el código de barras, guardar las medidas y armado aprobados por el cliente y demás elementos.

Segunda vida o uso

Uno de los valores agregados que hoy el target da a un packaging es que éste pueda tener una segunda vida útil, luego de haberse terminado su contenido.

Si el packaging brinda esta opción, el consumidor puede darle un segundo uso, ya sea para contener algo más o para ser modificado incluso y adaptado.

Además de darle un motivo más al cliente para comprar tu producto, con este tipo de packaging ayuda a disminuir el impacto directo al ambiente.

Conexión emocional con el target

Cuando el 69.8 por ciento de los shoppers en México aseguran haber comprado un producto sólo porque el packaging les resultó atractivo, refleja también que hubo uno o más factores visuales o de funcionalidad que los cautivaron, y esto es algo que va muy ligado a una cuestión emocional.

Ya sea la tipografía, el texto, las ilustraciones, la propia marca o la temporada del año incluso, son motivos que hacen comprar algo sólo por su embalaje y la relación que guarda con una emoción de quien lo adquiere.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL