Una marca se puede construir desde distintas perspectivas: no sólo implica un logo y un nombre, sino también muchos otros elementos, muchos de ellos asimilados por los consumidores por medio de los sentidos. Al momento de desarrollar una firma se deben tomar en cuenta todas esas perspectivas, para que el resultado final sea mucho más efectivo e integral. Entre las diversas visiones que se tienen que considerar está la del audio branding. Pero, ¿qué elementos hay que considerar al momento de trabajar con él? En las siguientes líneas hablaremos un poco más al respecto.

Lo primero que se tiene que hacer es comprender cómo funciona el audio branding. No sólo se trata de generar una tonada al azar, sino que deben tomarse en cuenta diferentes conceptos y conocimientos, con la finalidad de que el resultado que se obtenga sea el óptimo y, sobre todo, el más efectivo.

Es fundamental que la tonada generada por el audio branding, así como el resto de los elementos musicales asociados a la marca, estén alineados a sus valores de marca y a su personalidad, con la finalidad de que con cada nota pueda transmitirlos.

También es fundamental que, para que el audio branding funcione, debe haber constancia en la utilización de la tonada que se ha generado para la marca. Por medio de su repetición, programada y organizada, en distintos canales de marketing es posible que el público meta logre fijarla en su mente.

La tonada que se genera como parte de esta estrategia debe también ser diferente a lo que se han realizado otras firmas, con la finalidad de que la música generada no sólo sea medio para transmitir los valores y la personalidad de la marca en cuestión, sino también para que funcione como un diferencial, que lo defina bien y lo distinga eficazmente de su competencia.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL