Una de las cualidades de las agencias que destacan en la industria del marketing es su capacidad creativa, pero esto no sería posible sin su eficiencia en la ejecución, considerando además que es una de los rasgos más buscados por las marcas.

Hace unos años el posicionamiento de una agencia dependía de su fuerza creativa. Se trataba de la manera más factible para diferenciarse de agencias competidoras, pero hoy en día una correcta administración es crucial para lograr responder a las demandas del cliente.

En la dinámica actual de las agencias, se requieren respuestas que aporten valor a las marcas, a través del desarrollo de campañas creativas que superen los retos actuales del mercado y las empresas, y por supuesto, que estén orientadas a la satisfacción del consumidor.

En este sentido, los profesionales a cargo del desarrollo de estas estrategias deben contar con la capacidad de llevar a cabo cuatro temas fundamentales: organización, dirección, planeación y control. Se trata de conceptos clave que permiten aplicar la función administrativa en la mercadotecnia, con la finalidad de hacer competente a cada elemento del equipo de trabajo, delegar autoridad, asignar responsabilidades y definir líneas de acción para la correcta ejecución de la campaña de marketing.

Hay que tener en cuenta que las marcas esperan resultados que impacten de manera directa e indirecta al consumidor, por lo que una adecuada planeación previa permitirá establecer las acciones adecuadas para lograr los objetivos de la marca y obtener una ejecución que sorprenda al cliente.

No es raro encontrar agencias que expresan su habilidad para crear grandes ideas creativas para campañas, pero al momento de la ejecución fallan enormemente en la realización de su plan.

Las activaciones de marca, eventos y otras actividades de promoción son actividades que requieren de una buena planeación para lograr que la marca conecte con el consumidor.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL