El influencer que es embajador

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Christopher Landau es embajador de EE.UU en México desde el 12 de agosto de 2019. Después de un vacío en esa posición de más de un año. Abogado de la escuela de leyes de Harvard, tiene 56 años y es hijo de un diplomático que también representó a EE.UU en países como Chile, Paraguay y Venezuela. Hasta aquí, todo tiene un visión normal de cómo un nuevo embajador presenta sus cartas credenciales y llaga a representar a su país en otro. Sin embargo, he notado que desde agosto pasado aterrizó muy digital en nuestro país. Apareció publicando  sus experiencias offline en Xochimilco, La Basílica de Guadalupe, en changarros del Centro Histórico, fotos con Yaritza Aparicio, en museos y admirando la iconografía mexicana posmoderna. Tal parece que su misión será la de ser un generador de contenido diferenciado frente a un país en dónde el presidente es un motor generador de contenido imparable. Más allá de marcas y estrategias de publicidad privadas que no logran alcanzarlo.  

Hoy, Landau, tiene más de 98 mil seguidores en su cuenta de Twitter y subiendo todos los días. Su Twitter es joven pero tiene potencial para convertirse en un influencer en México ¿Qué? ¿Un embajador influencer? Sí, todo cabe en la posmodernidad sabiéndolo acomodar. Las formas han cambiado, los formatos ahora son diferentes. Por lo pronto, el nuevo embajador, está recolectando seguidores en Twitter, como polen de flores. Generando un discurso digital, aparentemente inofensivo y pegajoso. La realidad es que es admirable aplaudir es su carisma digital, su ingenuidad y autenticidad, que funcionan y en hoy en día ya es un influencer mexicano. Ya colabora y aporta en el feed digital nacional. Para un influenciador digital es clave caer bien y Christopher cae bien. También es importante proyectar autenticidad y también el embajador la tiene. 

¿Por qué pasan estas cosas? Pues aquí les recuerdo que desde 2016 el mundo como tal lo conocíamos, se acabó. Entró la posverdad con la llegada de Donald Trump el poder (Por cierto el mejor Twittero del mundo nos caiga bien o mal) y estamos en un limbo histórico. En la bisagra entre el final de la posmodernidad y la entrada de la posverdad. Algo así como cuando entra el otoño sin notarlo después del verano. Huele a otoño. Y es menester de nosotros entender los nuevos tiempos que acompañan estas épocas, en apariencia oscuras, nebulosas pero con cambio al fin y al cabo. Los nuevos embajadores llegan, armados de discursos digitales diferenciados para generar empatía y conversaciones diferentes. La relación entre EE.UU y México será muy diferente ,sin dejar de ser compleja. Estamos ante una de las mejores relaciones entre ambos países. Espero ese este tipo de nuevas relaciones sobrepasen la retórica digital y se enfoquen en el mello de los asuntos vitales de la región. Que vayan más de las apariencias y las banalidades para construir nuevas formas de comunicar y publicar la historia contemporánea de los dos países todo los días. Si todo va como lo veo, no me equivocaré. Y por primera vez, los embajadores entenderán la realidad posmoderna de nuestro países y la marcas deben de notar que los políticos están cambiando y son agenda para comunicar las esencias,  perversiones, sombras y luminosidades con las que las audiencias de identifican y por lo mismo los siguen. Tomemos nota y observemos con ganas de sumar y entender mejor las audiencias de todo los días. No hay de otra. 

Populares

Únete a InformaBTL

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de InformaBTL

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.