A pesar de que las tiendas físicas prevalecen en el gusto de los mexicanos, el e-commerce ha ganado terreno de manera importante en el país.

La conveniencia que ofrece este canal de venta, así como las promociones en tiendas digitales, contenido informativo, proceso y experiencia de compra, aunado al uso de dispositivos móviles para adquirir productos o servicios, también son factores que han influido para que el comercio electrónico crezca y sea cada vez más relevante para los consumidores.

En el Estudio de Venta Online en México 2019, elaborado por la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) y la empresa Nesquet, se reveló que 38 por ciento de los compradores online realizan adquisiciones de bienes o servicios cada semana, siendo esta la frecuencia que predomina; mientras que solo un 7 por ciento aseguró que compra una vez al año.

Hacia un incremento en ventas en e-commerce

Aun con las ventajas, beneficios y experiencia de compra que brinda el comercio electrónico, puede darse el caso de que ciertos negocios, retailers y demás empresas, con presencia en línea, no vean un nivel de ventas óptimo, situación que está vinculada a diversos factores.

Independientemente de las razones por las que no se se registren las ventas esperadas, es importante que cada empresa implemente ciertas acciones que le permitan aumentarlas, mantenerlas y conseguir la preferencia de los consumidores, a fin de hacer de ellos clientes frecuentes. En este sentido, Marcela González, líder de Marketing de Mercado Pago, comparte los siguientes consejos.

  • Establecer una imagen correcta y congruente de la marca, con el objetivo de generar en el shopper un sentimiento de confianza, el cual debe replicarse en toda plataforma digital y offline del retailer.
  • Conocer bien al consumidor: aunque parezca una obviedad, es necesario ocuparse en conocer detalladamente al target y así saber porqué compra cierto producto, para que a partir de esa y otras interrogantes se desarrollen campañas de comunicación y marketing que ofrezcan promociones atractivas para él.
  • Planear campañas de marketing digital efectivas: a partir de los conocimientos que se tienen del consumidor, se debe hacer uso de herramientas especializadas en segmentación digital y así llegar al target correcto, en el momento justo y con mensajes efectivos.
  • Cuidar que el contenido visual de productos o servicios sea de alta calidad, de tal forma que pueda apreciarse bien en pantallas móviles y PC.
  • Tiendas digitales amigables: quiere decir que se debe procurar que la página online para comprar sea legible, permita una buena navegación, que no más de 10 segundos para cargar, tener un dominio seguro, un diseño congruente con la marca, compatible con sistemas operativos diversos, entre otros elementos de diseño.
  • Diversidad de pagos: es necesario que se ofrezcan tanto transacciones electrónicas, como en punto de venta. Según Deloitte, dar al cliente la opción de pagar un pedido digital en establecimientos ofrece tres beneficios principales: potencializa el número de consumidores, genera mayor tráfico y se da un cobro de comisión por el servicio.

También es importante que, adicional a esas sugerencias, se adicionen los siguientes consejos:

  • Actualizar redes sociales: es preciso que en estas plataformas se den a conocer las promociones y demás contenido promocional para que el usuario se sienta motivado a comprar. De acuerdo con un estudio de UPS y comScore, 59 por ciento de los que usan Facebook y siguen a un minorista, busca cupones de descuento en esta red.
  • Hacer uso de email marketing: a pesar de que las redes sociales son un excelente canal para difundir contenido, el email también lo es para enviar información sobre promociones o novedades que realmente empatan con los intereses, gustos y hábitos de compra de la persona que lo recibe.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL