El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, lanzó una vez más amenazas a compañías automotrices de su país, a horas de reunirse con los directivos de las mismas.

En su ya conocida cuenta de Twitter, el mandatario demandó que haya más fábricas en territorio estadounidense para fabricar coches que se vendan en el mismo mercado interno.

Desde su campaña a la presidencia, Trump lanzó varios ataques a compañías como Ford, General Motors y Fiat Chrysler, con las que se reúne hoy 24 de enero para hablar con ellos, por sus inversiones en México.

Como presidente electo, el magnate y estrella de reality shows amenazó a las automotrices con un “gran impuesto fronterizo” de 35% para quienes produzcan vehículos en territorio mexicano o cualquier otro país que no fuera EU.

A partir de entonces, empresas como Ford y General Motors, además de otras en giros diferentes como Amazon, anunciaron un aumento en las inversiones dentro de Estados Unidos, en particular para crear más empleos.

Ford anunció la marcha atrás en la construcción de una planta en San Luis Potosí, con una inversión de 1,600 millones de dólares, en favor de la ampliación de su fábrica en Michigan, por  700 millones de dólares.

General Motors también dio a conocer que trasladaría la producción de ejes para un nuevo modelo de camioneta pickup a Estados Unidos, cuando tradicionalmente se producían en México.

general motors

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL