Detrás de cada anaquel en el punto de venta, detrás de cada producto exhibido, detrás de cada precio puesto hay una estrategia de marketing diseñada con la finalidad específica de fomentar la venta. Ningún elemento está colocado al azar, al menos no en las tiendas que cuentan con un fuerte sentido mercadotécnico. Una de las técnicas de las que se vale para hacer que los shoppers adquieran un artículo es el visual merchandising. Sin embargo, ¿cuáles son los principales objetivos que persigue? Precisamente en las siguientes líneas hablaremos sobre algunos de los puntos más importantes sobre este tema.

El visual merchandising se vale de distintas técnicas con la finalidad de destacar un producto respecto al resto en el punto de venta. Ya sea a través de la iluminación o por medio del espacio que ocupa en la tienda, se espera conseguir esta primera meta.

Por supuesto, el fin último de destacar un producto en el punto de venta a través del visual merchandising es el generar una compra. No basta con hacer que el artículo en cuestión se vea bien en la tienda y que sobresalga, sino que será necesario orientar al cliente para que lo adquiera.

Otro de los objetivos que persigue el visual merchandising es el mostrar productos al público de manera armoniosa y atractiva, para que desee entrar en el punto de venta y quiera pasear en sus pasillos para descubrir con qué otros bienes cuenta. De este modo, está herramienta de la mercadotecnia sirve como una especie de tarjeta de presentación para el cliente.

Esta herramienta del marketing, como ya lo hemos mencionado, se basará en distintos elementos para captar la atención del público meta, entre los que destacar el amplio trabajo que realiza en interiorismo, para que la gente se sienta cómoda en el punto de venta.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL