Washington.- Los anunciantes se esfuerzan por llevar su mensaje a los consumidores a través de diversas rutas de comunicación, pero una valla inusual instalada en la frontera entre Estados Unidos y Canadá dice mucho más de lo que parece, aunque no anuncia absolutamente nada.

Más noticias sobre outdoor:
Un anuncio que alimenta a tu mascota
Un mupi que te da calor de hogar

El gobierno de Estados Unidos apoyó al estudio de arte Lead Pencil Studio para realizar la impactante valla Non-Sign II, cuyo mensaje no es tan explí­cito o colorido como las vallas publicitarias tradicionales, sin embargo, comunica y mucho.

La estructura compuesta por una maraña de barras de acero inoxidable forman la silueta de un gigantesco anuncio, totalmente libre de mensajes publicitarios, y atrae la atención a observar el panorama que se extiende en la frontera entre Washington y Vacouver.

El proyecto fue seleccionado en una convocatoria del gobierno sobre arte público, a través del programa Design Excellence de la GSA, y busca generar una reflexión sobre la cultura de consumismo que impera en el paí­s.

“Utilizando la efectividad de las vallas publicitarias para direccionar la atención lejos del paisaje…esta ranura abierta entre las naciones funciona simplemente como una ventana para observar los cambios atmosféricos que ocurren del otro lado” comentó Daniel Mihalyo de Lead Pencil Studio.

Y es que el bombardeo de los anuncios en el paisaje urbano es, en la mayorí­a de las veces, excesivo. Estamos muy acostumbrados a consumir información de los anunciantes a diario que por qué no descansar los sentidos y admirar un anuncio que no tiene palabras ni imagen, pero sí­ muchos mensajes que se escriben y se leen con un lenguaje diferente.

Por Nuri Cobos


Ví­a Fastcompany
Fotos: Ian Gill

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL