Uno de los principales trabajos que deben realizar las marcas es investigar a su público meta; sin embargo, ya no es suficiente solo conocer su ubicación geográfica, su nivel socioeconómico y su edad, sino que es necesario realizar una investigación mucho más profunda sobre el consumidor con el que se trabajará. Entre los aspectos que se tienen que determinar como parte de éstas búsquedas son los passion points, la pasiones en común que tienen la mayoría de las personas que forman parte de un target. ¿Cómo se pueden conseguir? En las siguientes líneas hablaremos al respecto.

Uno de los primeros aspectos que debemos considerar al determinar los passion points es el consumidor en sí mismo. Será responsabilidad de la marca conocerlo bien, entender sus hábitos de consumo, sus gustos y sus preferencias. Esta información nos brindará indicios sobre que es lo que apasiona a la gente y, en consecuencia, qué es aquello que los mueve más allá de las necesidades que quieren satisfacer.

Las empresas que buscan determinar los passion points de una marca deben considerar que aquello que la apasiona a su público meta muchas veces (quizá en la mayoría de los casos) no está en la misma categoría que producto que ofrecen. Por lo que al trabajar con estos elementos de marketing es necesario que haya no sólo una mentalidad abierta, sino también una visión para poder empatar las dos cosas (la propia firma y aquello que le encanta a las personas) de manera exitosa.

Para trabajar con los passion points también es necesario que las empresas consideren sus propios valores de marca. Si bien es cierto que las empresas deben tener visión y mentalidad abierta para asociarse a aspectos que radican fuera de su categoría, también es necesario comprender qué sí va con la propia firma y qué, por más que le encante al consumidor, no se puede empatar. En otras palabras, sí hay que arriesgar, pero hay que hacerlo de manera inteligente y bien pensada.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL