Con la finalidad de promover medidas que fomenten el cuidado ambiental, Industria Mexicana de Coca-Cola incrementará de 43 a 50 por ciento su participación de envases retornables e impulsará formatos más pequeños en los próximos años. 

Las botellas de vidrio serán un componente clave en la estrategia de la empresa y de la campaña “Un mundo sin residuos”, y la empresa ha señalado que dará un tratamiento especial al vidrio retornable. 

“Esa es una apuesta importante, porque esas botellas dan 70 vueltas, hasta que esa botella no detectamos que puede generar un riesgo, la cambiamos”, dijo a Milenio,  Jesús Lucatero, subdirector de Asuntos Públicos y Sustentabilidad de la empresa. 

En octubre, The Coca-Cola Company anunció la fabricación de su primera botella elaborada con plástico reciclado procedente de residuos marinos originario de playas del Mar Mediterráneo en Europa.

Esta botella se consiguió fabricar con alrededor de 300 botellas utilizando un 25 por ciento de plástico reciclado procedente de fondos marinos y costas españolas y portuguesas. La botella se desarrolló para demostrar el potencial transformador de las nuevas técnicas de reciclaje, sin embargo, aún no es apta para su uso comercial. 

La sustentabilidad en beneficio de la cadena de valor

Los avances por crear materiales sostenibles ha impulsado la cultura del reciclaje en diferentes mercados alrededor del mundo. En México, se estima que se recuperaron 500 mil toneladas de PET durante 2018, según ECOCE. Además, se calcula que el 56 por ciento de los envases PET enviados al mercado en México son recuperados, lo que posiciona al país como líder en el continente y, a la vez, al mismo nivel promedio de la Unión Europea.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL