Hay que aprender a trepar, a ganar terreno en el BTL reptando, escalando para ganar espacios y logrando activar las zonas del cerebro que menos están conectadas.

Más notas relacionadas con BTL:
Cómo detectar un Cisne Negro en la estrategia BTL
El BTL de los productos espeluznantes
Ser un vagabounding en 7 pasos BTL

1. Según el especialista Gerardo Jiménez, cuando se habla de cerebro reptil se hace referencia a la arqueología del cerebro humano, a la estructura más antigua en la que se encuentran alojados los instintos. De esta manera es que desde nuestra perspectiva, el BTL tiene que atender  dichos instintos, pues sin ellos no hay impulso de compra.

2. El cerebro reptil se encarga de regular las funciones básicas, las reacciones y movimientos involuntarios propios del sistema nervioso autónomo, asegurando así la supervivencia. Si desde el Below The Line podemos entender el consumo como una necesidad regulada y observamos que existen reacciones cerebrales involuntarias, tanto las motivaciones de compra, como el comportamiento de los shoppers y el proceso de marca, están en relación a las funciones del cerebro reptil.

3. Este cerebro lleva al consumidor a generar patrones de comportamiento: protección, seguridad, rutina, control territorial.

4. Entre otros aspectos que regula el cerebro reptil, está lo relacionado con la orientación de la conducta, los hábitos, valores, los procesos cerebrales, el apareamiento, los rituales y las jerarquías sociales.

5. Principalmente, el cerebro reptil va formando una estructura que provee de seguridad.
Desde nuestro punto de vista, el BTL tendría que atacar esa seguridad, ya sea para reafirmarla desde el producto o servicio, o tendría que desestabilizar para formar otro modelo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL