El buyer’s journey o proceso de compra, se refiere a todas las fases por las que pasa el consumidor, desde que conoce el producto y hasta que decide adquirirlo.

La correcta implementación de este proceso puede potencializar las ventas a través de los siguientes pasos:

  • Descubrimiento
    El buyer’s journey comienza siempre con el descubrimiento del producto o servicio, ese momento en el que el consumidor se encuentra con la marca y sus diferentes gamas.

    Esta parte del proceso puede tener lugar en diferentes canales, ya sea en redes sociales o en punto de venta offline; por eso es tan importante nutrir de información oportuna cada medio de las marcas.
  • Reflexión
    Lo que viene después, es una reflexión por parte del consumidor. En esta parte se ponen en consideración los beneficios que ofrece el producto o servicio y como parte de la reflexión, el buyer contempla otras opciones, haciendo una comparativa profunda.

    Es en este contexto que se vuelve tan importante la investigación de mercado tomando en cuenta a la competencia, de esta manera, es posible enfatizar las bondades de los productos con el fin de que el consumidor los considere por encima de otras ofertas.
  • Decisión
    En esta última fase del proceso, el consumidor toma una decisión de compra. De este modo, el prospecto se convierte en cliente gracias al cierre de venta.

Cada etapa del buyer’s journey se vuelve indispensable y decisivo para las marcas, y una estrategia mal direccionada podría representar la pérdida de un cliente frecuente.

Algunos de los aspectos que pueden optimizarse para eficientar en la medida de lo posible este proceso de compra, es el manejo de canales digitales para influir en la decisión del consumidor, así como la detección de fallas en cada etapa, en las que podrían estar inmersos la competencia y otros consumidores insatisfechos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL