La salida de la Unión Europea (UE) del Reino Unido, mejor conocida como “Brexit” no será decidida unilateralmente por el Ejecutivo, resolvió este jueves el Tribunal Superior del Reino Unido.

La respuesta viene luego de una demanda judicial para que la decisión de abandonar la institución europea requiriera de aprobación legislativa.

El dictamen sentencia que el Ejecutivo, representado por la Primer Ministro Theresa May, no puede activar por sí solo el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece el procedimiento para la separación de la Unión Europea.

Dicho artículo precisa que cualquier Estado miembro puede abandonar a la Unión bajo sus propios requisitos constitucionales, aunque no hacía mayores especificaciones al respecto.

La sentencia del Tribunal Superior elimina la ambigüedad en el proceder para la salida y permitirá que sea el Parlamento el que tome la decisión de si Reino Unido sale o no de la UE.

El 23 de junio pasado, los británicos votaron en un referéndum para decidir su permanencia en la Unión Europea, que en un resultado cerrado ganó la opción de “salir” con 51.89% de los votos.

Efectos inmediatos

Tras el anuncio de la resolución del Tribunal Superior, la libra esterlina se apreció 0.60% ante la europea, con lo que se ubicó en 1,115 euros.

Asimismo, la libra ganó terreno al dólar, para ubicar el tipo de cambio en 1.24 dólares.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL