Big Data: más allá del algoritmo

235
Jaime Torres columnista InformaBTL
Jaime Torres columnista InformaBTL

Es inevitable, el empleo de algoritmos en el manejo de bases de datos es cada vez más preciso y todos estamos expuestos a mensajes que no llegan a nosotros sólo por casualidad. Sin embargo, la falta de un ingrediente puede hacer que todo ese trabajo sea contraproducente.

La tecnología nos ha permitido hacer cada vez mejores cruces de datos y conocer mejor tanto a nuestros clientes actuales como potenciales. Esto, no sólo en los medios digitales, sino también y cada vez más, en los puntos de venta tradicionales. En los medios digitales es más fácil, qué páginas visitamos, qué productos o servicios buscamos, cuáles cotizamos y qué hacemos después. También, conocer los mensajes o la información que nos predispone a la compra y si ésta es concretada. En cuanto a los puntos de venta tradicionales, ahora también es posible tener cada vez una mayor inteligencia de mercado . Y si nos referimos a los bancos, nos sorprenderá saber que tienen más información sobre nuestro comportamiento, gustos y preferencias que incluso, nuestra propia familia.

Toda esa información recabada no es en vano, desencadena cientos de mensajes que buscan dar con el blanco para concretar una compra.

Sin embargo, no es tan fácil como parece y el sólo empleo de la tecnología y la matemática no son suficientes. Creo que todos hemos recibido mensajes o sugerencias que lejos de enganchar, consideramos como spam y hasta molestas. Desde llamadas de bancos para ofrecernos créditos hipotecarios, cuando ya tenemos un crédito con ese banco. Decenas de productos y servicios que no son de nuestro interés, o de otros que lo son, pero la saturación es tal, que los vemos hasta en la sopa.

Comunicación que quizá si da en el blanco, que sí es de productos o servicios que nos interesan, pero con un mensaje poco claro, insulso y muchas veces, hasta confuso. O bien, comunicación en los medios menos adecuados o que es exhibida de manera intrusiva, como en el caso de todos esos pop-ups, layers, takeovers, banners expansibles o videos enriquecidos que se ponen casi en nuestras narices cuando estamos viendo información relevante.

Así que el éxito no está en llegar primero, sino saber llegar, como diría el arriero que habló con José Alfredo Jiménez. El Big Data es una herramienta fundamental para llegar de manera más eficiente a nuestro mercado y obtener información valiosa, pero no sirve de mucho si no generamos esa empatía que convierte al target en comprador y después en fan. Algo que sólo una buena comunicación creativa y fundamentada en la información obtenida, puede lograr.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL