La marca personal o personal branding es un concepto que busca desarrollar el perfil de una persona para competir en un entorno tan cambiante y competitivo.

Es necesario comprender que una persona en su etapa productiva, constituirá sus actividades diarias en un proceso de intercambios, es decir, que basará sus decisiones y acciones con base a una simple regla: “tú me das algo, a cambio”. Es una regla muy sencilla de entender. Se trata de realizar intercambios entre productos y servicios tangibles o intangibles.

Una especie de trueque, pero que va más allá de esto. Todas las personas también forman parte de este llamado “trueque”, porque en sus funciones pueden ofrecer determinados servicios como, por ejemplo, profesores, ejecutivos, obreros, técnicos, artesanos, empresarios, por mencionar algunos.

De manera que el ser humano, desde este punto de vista, puede considerarse un producto, que debe desarrollarse para lograr destacar en distintas áreas, y en este caso, la profesional.

Según especialistas, el valor de una persona se transmite a través del servicio que está pueda dar a un mercado. El servicio puede componerse de la siguiente manera: los conocimientos que se poseen, las habilidades que se pueden emplear, e incluso, otro aspecto que compone el valor de una persona es el tiempo del que dispone para ejecutar determinadas acciones para obtener una paga de sus servicios.

De tal forma que, aumentar el valor de un servicio profesional, dependerá del desarrollo de la para loxrar que el servicio entregado sea de mayor valor al consumidor.

La implementación de una campaña de content marketing puede dar a acceso a que más personas conozcan el servicio entregado por un profesional en la materia. A propósito, 60 por ciento de los especialistas en marketing, señalan que es importante generar contenidos diarios, con la finalidad de obtener consistencia y desarrollar la imagen, según datos de eMarketer.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL