¡Ay los truchos! Esas obras maestras creativas que sólo reconocemos nosotros, los publicistas.

Hay publicidad para publicistas y publicidad para el público, dos visiones totalmente diferentes para comunicar. Por lo general, la publicidad para el público es lo que el cliente te obliga a hacer, aquello que la mayoría de las veces no sorprende y termina perdiéndose en los paisajes publicitarios a los que estamos expuestos día con día. Son esos anuncios donde no hay un sentimiento al verlos ni la más mínima recordación del mensaje, haciendo que sólo los medios se llenen los bolsillos… ¡Claro! Los medios no hacen descuento por buenos o malos anuncios.

No estoy a favor de los truchos. El objetivo de dar forma a esas creatividades es verlas en la calle, compartirlas con los demás y hacer que la publicidad sea un medio de entretenimiento para la gente. Estoy convencido de que la creatividad y su storytelling construyen marcas y para conseguirlo se requiere que éstas últimas sean valientes y apuesten por caminos no explorados.

Hoy muchos clientes quieren una campaña como la de Gandhi pero la realidad es que pocos se atreven a tener una así. Vean los resultados de negocio que han generado las campañas creativas de esta marca, ¡hasta la gente la adopta por sí misma haciendo sus propios anuncios por internet!

Siento que ya hay una delgada línea entre trucho y no trucho, o si realmente el trucho ya no es trucho; puede que, gracias a internet, dejen de serlo. Cuando se hace un case, se piensa, se produce, se sube a internet y a través de PR se viraliza. Es ahí cuando “la pieza” sí existe. Es, desde mi punto de vista, un comercial en otro formato que llega a tener millones de views, con mayor alcance, y un costo menor al de una pauta en TV abierta, ¡muchísimo menor!

La pregunta es: entonces… ¿esto no le funciona a la marca? ¡Claro que sí!, porque es vista y comentada, criticada, viralizada; bajan el video, lo vuelven a publicar con formato de meme, la gente lo hace suyo, lo comparten, etc. Y para muestra, esta pieza de LG:

¡Millones de vista e interacciones!

Estoy seguro de que muchas o todas las personas en este case son actores. ¿Acaso no lo son también las que aparecen en los comerciales de TV? Este “trucho” pronto será un formato que tendrá mucha relevancia para la gente y funcionará bien para las marcas en digital. El futuro de la publicidad está en innovar formatos de comunicación para no caer en lo mismo de siempre.

Los truchos dejarán de serlo gracias a internet, las piezas creativas podrán ser exhibidas utilizando un medio más de comunicación: Internet, donde cada día hay más usuarios y aumenta la frecuencia de uso. Existe una gran oportunidad para que las agencias creativas cuenten una gran historia y su alcance y, -si la pieza es buena-, llegue de una forma orgánica a millones de usuarios.

Todas las categorías que parecen truchos podrán dejar de serlo gracias a la web. Tanto BTL, PR, gráfica, inclusive radios, todo dependerá de la estrategia y los usos digitales efectivos para viralizar la pieza. Aclaro que, no por subir una pieza a Internet dejará de ser trucho, será una intención; si se sube y tiene un gran alcance será una campaña de la marca ejecutada con una gran idea. Antes los truchos que ya no son truchos sólo eran vistos en los festivales, ahora serán vistos por todos y, de esta manera, estaremos asegurando que se integra como un nuevo formato en las campañas de marketing que ayuden a conectar con la gente.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL