El nadador más grande de la historia, y no por su velocidad y agilidad en el agua, sino por su tamaño, fue presentado cerca del Puente de Londres, justo al lado del Río Támesis. Pero no se trató de un nadador cualquiera, más bien de un personaje irreal que invadió las calles para protagonizar lo que sería una auténtica acción de guerrilla marketing.

Resultó imposible que esta gigante estatua de resina que parecía estar sumergida en el césped pasara desapercibida, ya que tenía 14 metros de largo y 3 metros de ancho que atrapaban la mirada de todo el transeúnte que pasaba por el lugar.

Esta acción de guerrilla fue una iniciativa de Discovery Channel a fin de promocionar el programa “Tinta Londinense”, que estaba basado en la labor cotidiana del tatuador personal de David Beckham, Louis Molly.

Incluso puede apreciarse que en uno de los hombros de este gigante atleta destacó un tatuaje con el nombre del programa, una curiosa y peculiar forma de hacer promoción a una emisión televisiva.

El gigantesco nadador de Londres es sin duda un ejemplo claro del impacto visual que tienen este tipo de acciones BTL.

El nadador más grande del mundo

El nadador más grande del mundo

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL