Un avión Boeing 777 de la compañía Emirates, procedente de India, se accidentó al aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Dubái y de inmediato la aeronave se incendió.

Los 275 pasajeros y tripulación fueron evacuados, no se reportaron heridos, pero minutos más tarde, un bombero perdió la vida mientras trabajaba para extinguir las llamas.

Los bomberos sofocaron el fuego, que destruyó el techo de la aeronave. El aeropuerto fue cerrado pero reanudó operaciones más tarde.

Testigos comentaron que posteriormente ocurrió una explosión en el avión, lo cual no ha sido confirmado. Las autoridades iniciaron una investigación.

El accidente sucede casi cuatro meses después de que un avión de la otra compañía aérea de Dubái, se estrellara al aterrizar en un aeropuerto del sur de Rusia, matando a 61 personas.

Un video publicado en redes sociales muestra humo negro saliendo del avión aunque hasta ahora se desconocen las causas del incidente.

El aeropuerto de Dubái es el tercer aeropuerto más transitado del mundo, sólo por detrás de Atlanta y Pekín. Por allí transitan casi 250 mil  personas al día. Entre otros, tiene vuelos directos con Madrid y con Barcelona.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL