Ante la llegada de Internet y la penetración que éste ha tenido en la vida de las personas a nivel global, la llegada del e-commerce fue una consecuencia que, al día de hoy, se ha convertido en un canal de compra y venta clave para miles de compañías y clientes finales.

En México, aun cuando no es el país en América Latina más asiduo a las compras en línea, sí ha tenido un importante crecimiento.

En 2016, el valor de mercado del comercio electrónico fue de 329,850 millones de pesos, lo cual representó un 28.3 por ciento de crecimiento, en comparación con el año anterior.

Por otro lado, 3 de cada 4 personas realizó una compra durante los últimos tres meses de 2017, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Venta Online, reveladas en su Estudio de Comercio Electrónico 2017.

E-commerce, ¿qué falta por hacer?

A pesar del aumento en el número de compradores a nivel mundial, la incursión de más empresas en el canal digital y los beneficios que ofrece el comercio electrónico, hay situaciones dentro de su logística que aún necesitan ser atendidas para eficientar el proceso y experiencia de compra, y brindar un mejor posicionamiento de la marca en e-commerce.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), el comercio electrónico en México se enfrenta, principalmente, a los siguientes 8 retos logísticos:

  • Falta de un marco legal: 58 por ciento de los encuestados considera que se necesita un marco legal, a fin de evitar fraudes y proteger al consumidor.
  • Mal desempeño de procesos aduanales: alrededor de un 52 por ciento de los consultados percibe una deficiencia en estos procesos, lo cual representa una oportunidad para el comercio internacional.
  • Infraestructura inadecuada: un 39 por ciento considera que no hay una buen planeación sobre qué tipo de infraestructura cubrirá las necesidades del e-commerce en los próximos 3 años.
  • Internet y transportación: cerca de un 26 por ciento de las empresas encuestadas cree que la cobertura de Internet es clave para desarrollar el e-commerce. En este sentido, un 22 por ciento concibe en esto una oportunidad para transportistas en zonas de difícil acceso.
  • Modos de pago: casi un 50 por ciento ve este elemento como crítico, ya que no todas las marcas, negocios o retailers cuentan con diversas formas de pago no solo para el cliente final, sino también con operadores logísticos (cash on delivery).
  • Complejidad en los procesos de devolución: de acuerdo con la AMVO, aproximadamente un 30 por ciento de negocios no cuenta o no considera un proceso de devolución.
  • Personal no capacitado: en términos de recursos humanos, 45 por ciento de las empresas en México afirma que la disponibilidad de personal capacitado en e-commerce es baja. Cerca del 74 por ciento de los colaboradores que se desempeñan dentro del comercio electrónico aseguró no haber recibido capacitación.
  • Falta de homogenización de plataformas de intercambio de información: 42 por ciento aseguró que urge homogeneizar plataformas de intercambio de información y parámetros de comunicación entre todos los participantes del e-commerce. Aquí un 66 por ciento prioriza el uso de herramientas de CRM, y otro 50 por ciento los análisis de información y herramientas como Big Data.

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL