En el mundo de la publicidad cohabitan diferentes agencias de publicidad que día a día luchan por incrementar su cartera de clientes y ganarse su confianza. Sin embargo, a veces ganarse esa confianza se torna difícil, sobre todo cuando los PR (sin generalizar) o ejecutivos de cuenta no conocen a la marca que están representando o por la falta de seguimiento al momento en que los medios les piden cierta información.

Aunado a ello podemos enlistar una serie de errores que las agencias de Relaciones Públicas cometen y que sin duda quien termina pagando es la marca.

1) Te envié un mail. Cuántas veces hemos escuchado esta frase. Resulta interesante cómo el típico “te envié un mail” es el justificante perfecto de un olvido o de algo que simplemente no se hizo. En ocasiones la falta de comunicación aniquila un encuentro entre el medio y la marca, y por ende, hay una pérdida de publicación que al menos para la marca vale mucho en términos de ROI (y también para la agencia).

2) Mi sistema de monitoreo no funciona. Ya sea a través de agencia de RP o por contacto directo, en ocasiones la agencia no se entera de que se le publicó a su cliente. Y todavía después de meses preguntan al medio por la publicación, cuando es su trabajo medir y monitorear las notas donde aparece su cliente.

3) Operaron a mi vocero. De verdad esta parece real, pero en medios es común escucharla, al grado que ya dudamos de ella. Hoy día, creemos que el dicho “con la salud no se juega” fue vencido por una presunta cirugía.

4) Ahora sí mañana te doy una respuesta. Con el paso de las solicitudes de información y de entrevistas aprendimos que algunos ejecutivos no tienen noción del tiempo. Es sabido que en medios, los enemigos son el tiempo y el espacio. Sin embargo, ese parece un argot incomprendido por algunos RP. ¡Ampáranos Chronos!

5) Está de viaje. Si bien es cierto los voceros viajan seguido, pero la cosa se complica cuando el vocero no hace ninguna parada en su país. Tan es así que a veces nos preguntamos si realmente el vocero anda en viajes de negocios o como diría un niño pequeño al negar a su mamá: “dice que no está”.

6) Silencio total. Esta no es una frase, pero no podía faltar en este recuento. A veces los ejecutivos no responden ni una llamada, ni un mail, ni mandan señal de humo alguna. Entonces, ¿cuál es su función exactamente con respecto a las cuentas que están llevando?

Afortunadamente, dentro del terreno de las Relaciones Públicas hay quienes saben a la perfección que las Relaciones Públicas no son una ramificación del BTl, sino aristas del marketing que trabajan de manera conjunta.

En entrevista, Carlos Herrero, presidente de Extrategia, dijo que “hacer Relaciones Públicas es comunicar, informar, invitar a los medios para que a su vez comuniquen en informen, invitar a las audiencias especificas que te interesan, estructurar y lograr alianzas estratégicas y encaminar con objetivos a largo plazo lo que se está haciendo”.

Foto: Shutterstock

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL