La inseguridad es un problema que viven día a día las empresas en México. No importa si se trata de un pequeño, mediano o grande negocio. Lamentablemente de alguna u otra forma el panorama de violencia que se vive en México afecta las operaciones de las empresas mexicanas. 

De acuerdo con el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), los delitos que sufren las empresas es una de las principales limitantes del crecimiento de la economía en México, ya que se inhibe la inversión, la competitividad, la creación de empleos, y evidentemente, el crecimiento del país

En 2019, se estima que alrededor del 55.7 por ciento de las empresas asociadas a la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) fueron víctimas de algún delito como sobornos, robos, extorsiones y otros crímenes que afectan directa o indirectamente al negocio, y se estima que esta situación genera en las empresas pérdidas de más de mil 600 millones de pesos.

En México, todos los giros de negocio han sido afectados, de alguna u otra forma, y los repartidores de comida a través de aplicaciones móviles no son la excepción. Es el caso de un repartidor de Cancún, Quintana Roo, que se hizo viral luego de mandar un mensaje a los delincuentes que robaron su motocicleta, ya que es su única fuente de trabajo en Rappi y Uber Eats. 

La carta difundida en redes sociales muestra que el repartidor solamente cuenta con ese trabajo para obtener ingresos, y por eso usuarios de redes sociales sintieron empatía por el repartidor hasta el punto de localizarlo para ofrecer un poco de de ayuda. 

Es un caso similar al que surgió en redes este fin de semana, se trata de “Don Beto”, un obrero que fue estafado por más de 20 mil pesos y que conmovió las redes, y que además logró recaudar el triple. 

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL