El futuro y éxito de un retailer ya no se basa únicamente en la ejecución de un buen Trade Marketing, servicio al cliente y promociones en punto de venta. Llegar a la cima requiere también de no ser ajenos a las nuevas tecnologías y de apropiarse de la red como otro canal de venta importante para llegar a más clientes.

Al término de 2016, los ingresos por ventas minoristas en México llegaron a los 464 mil 940 millones de dólares, suma que para 2017 se estima alcance los 490 mil 390 millones de dólares, según Deloitte y Planet Retail.

Hoy en día, quedarse sólo en tienda tradicional u optar meramente por la vía online no resulta ser tan benéfico para aquellos retailers que busquen acaparar más shoppers y acrecentar su target, así como sus ventas y ganancias.

Apostar por la omnicanalidad no es cuestión de gasto, sino de realizar una inversión que, en cierto periodo de tiempo, se verá reflejada en el incremento de las ventas y satisfacción del shopper, al tiempo que también brinda un mayor posicionamiento de marca y da una mejor ubicación entre la competencia.

Se debe tener en cuenta que el shopper ya no compra sólo en punto de venta, sino que puede iniciar éste proceso en una tienda física y concluirla online, viceversa, o estar en un retailer, al tiempo que revisa el sitio web de la marca y decide adquirir mediante e-commerce, con ayuda de dispositivos móviles.

Si quieres hacer de tu retailer una marca omnicanal, te sugerimos las siguientes 5 acciones.

Recopilación de datos estadísticos del shopper

Al pasar a un terreno digital, donde el funcionamiento de tu tienda online se basa en información numérica y programación, es necesario que también apliques el Big Data para conocer más sobre tus clientes para desarrollar un marketing efectivo y así beneficiar tus ventas, al tiempo que optimizas la experiencia de compra del target.

Aunado a las estadísticas del shopper, es conveniente que tengas datos sobre tus competidores; contar con información sobre ellos te dará un panorama de lo que están haciendo, cómo lo realizan, qué estrategias mercadológicas llevan a cabo y que efectos tienen.

No olvides hacer una buena selección de datos a analizar para evitar pérdida de tiempo.

Optimiza la recolección y análisis de datos

El cúmulo de datos que logres recaudar puede ser basto, pero no significa que todo te sirva. Es necesario que hagas una depuración de los mismos para determinar cuáles sirven y qué tipo de información de brindan.

Algunas fuentes confiables que pueden ayudarte a mejorar este proceso de recopilación y análisis pueden ser los comentarios de los clientes, datos de la cadena de suministros, cifras e información del punto de venta, entre otros.

Tener expertos en Big Data

Rodearse de colaboradores especializados en el análisis de datos es fundamental y necesario para cualquier empresa, incluso si no se trata de un retailer. Como especialistas, tienen la capacidad de identificar datos clave que quizá para el dueño no son visibles y podrían marcar la diferencia. Invierte en este tipo de personal.

No te bases sólo en informes programados

Es cierto que contar con reportes de rutina es bueno para saber cómo está determinada área de tu tienda o proceso interno, pero también puede limitar la información.

Si se necesita de otro tipo de análisis, lo ideal es salirse un poco del sendero y buscar qué tipo de metodología o técnica te funciona mejor y te provee de más datos funcionales.

Ve más allá de lo que tus cifras dicen

Salirse del camino e ir en busca de otros indicadores que te den una perspectiva distinta es muy importante. Es por ello que se recomienda que parte de tu omnicanalidad la enfoques en la recopilación de datos, provenientes de otros medios donde el target exprese comentarios sobre tu marca y haga sugerencias o recomendaciones.

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL