La publicidad nativa se refiere a un término relativamente nuevo. Por ello es que no muchos artífices de la mercadotecnia lo tienen del todo claro, e incluso no muchas marcas apuesten por esta herramienta todavía.

Si buscamos una definición para este tipo de publicidad, podemos decir que es aquella que busca atraer la atención del consumidor, a través de contenido relevante en el contexto en el que se encuentra el receptor, de tal forma que la publicidad se mezcla con el contenido real.

Entre las características de la publicidad nativa destacan:

1).- No es intrusiva: El mensaje comercial debe ser sutil y evitar que resulte invasivo para el lector del contenido, ya que ello podría derivar en la pérdida de interés.

2).- Información interesante para el lector: El gancho para atraer la atención del los lectores (potenciales consumidores), es la información, la cual debe estar llena de datos interesantes.

3).- Debe generar conversación: Parte de la efectividad de este tipo de mensajes es la interacción, entre mayor interacción se genere, mayor será el numero de potenciales consumidores impactados.

4).- Estrechar lazos afectivos: El contenido debe apelar a las emociones y generar así lazos afectivos -estrechar vínculos emocionales- entre la marca (anunciante) y los lectores (potenciales consumidores).

5).- Debe ser oportuna: En este tipo de publicidad, el tema de la oportunidad se refiere a la temporalidad de la información, la cual debe llegar a los lectores en el momento en que más la necesiten o justo cuando el tema abordado se encuentra en el interés del la mayoría de les lectores a quienes va dirigido.

Foto: Shutterstock

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL