Acercarse al consumidor final para venderle un producto e incluso para ofrecerle una experiencia de marca conlleva por default una barrera que las promotoras deben romper a través de un speech empático, claro y directo.

No todas las promotoras lo logran, en parte porque dicha labor requiere de una capacitación por parte de la agencia de Promotoría, o bien de la marca que está detrás de la promotora.

Una de las armas que tienen las consultoras o representantes de marcas, cuyo modelo de negocio es la venta directa, es que están capacitadas para detonar ventas sin la necesidad de decirle a su interlocutor, “llévate este producto”.

En entrevista, Carla Luévano, directora de Mercadotecnia y Comunicaciones de Mary Kay México, enlistó cinco claves para generar un approach con el consumidor final:

1) Conocer los productos que está promocionando. En el caso de Mary Kay, una estrategia es hacer reuniones de negocio, donde ellas invitan a posibles prospectos o clientes para darles a conocer los nuevos productos y los beneficios que otorgan.

2) Conocer a su target. A través de test es posible conocer qué tipo de piel tienen las consumidoras potenciales, si ya son consumidoras asiduas, cómo ha sido su experiencia con la marca.

3) Que las representantes tengan a la mano las herramientas que requieren. Tanto producto como materiales adicionales que las ayude en su labor.

4) El discurso. La pasión se nota, las representantes deben saber cómo transmitir confianza a través del discurso que dan a las receptoras.

5) El cierre de la venta. Que la consumidora ese satisfecha con la compra que realizó.

Foto: Shutterstock

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL