A lo largo de las décadas, millones de empresas de todo el mundo han probado los beneficios que otorgan las promociones a los estados financieros de las compañías. Más allá de los ingresos, el objetivo de las promociones de ventas se pueden clasificar según al público al que se dirijan.

Por ejemplo, podemos encontrar promociones dirigidas a los mayoristas, a los detallistas, a otros intermediarios y, finalmente, promociones dirigidas a los consumidores.

Por otro lado, también si seguimos buscando podemos encontrar 4 razones para lanzar una campaña de promoción y ventas y sus fundamentos son los siguientes:

RAZÓN 1: Introducción de valor al mercado

Se trata de la acción de comunicación promocional dirigida a potenciar la apertura de mercados a todos los niveles: red de ventas, prescriptores, canales y consumidores.

RAZÓN 2: Información

Consiste en el apoyo promocional que a veces se necesita para lograr que los distintos públicos tengan conocimiento de algo de forma más económica (en términos de tiempo y dinero) que utilizando otras técnicas de comunicación. Por tanto, la promoción debe ser creíble y la empresa debe asegurar los compromisos de la promoción.

RAZÓN 3: Motivación e imagen

Se presenta cuando se quieren crear o reforzar acciones positivas hacia el producto o la empresa.

RAZÓN 4: Animación de ventas

Se da siempre que sea necesario un apoyo extraordinario para conseguir, de manera más eficiente, el incremento en la venta del producto cara a una expansión.

Este objetivo abarca la solución a distintos problemas: subidas imprevistas de precios, niveles bajos de ventas, lograr mejoras de rotación de stocks, incrementar la fidelidad de los públicos a la marca, perfeccionar el uso del producto, crear nuevos usos o empujar el producto en los canales. Por esa razón, una buena promoción debe ser rentable.

En conclusión, todos los objetivos persiguen acercar el producto al consumidor y aumentar, en consecuencia, las ventas a corto plazo.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL