Hoy en día hacer que un contenido se propague no requiere de mucho esfuerzo ni de medios complicados para hacerlo; basta con que una persona lo vea, le parezca importante, lo comparta y más gente haga lo mismo.

La velocidad a la que circula la información en todo el mundo es inusual y algo que quizá en décadas atrás no hubieras siquiera imaginado, pero con la llegada de Internet y la digitalización de la información, esto es una realidad que demanda estar pendientes de lo que sucede en tiempo real y ser de los primeros en publicar sobre un hecho o contenido de interés para el consumidor.

Producir contenido de calidad no es suficiente si lo que se busca es generar un efecto potencial que permita a las marcas y empresas distribuir, de manera viral, su contenido, aunque es preciso señalar que antes de buscar una viralización es importante cuidar que el contenido es correcto, que no causará efectos negativos entre el target y que en verdad vale la pena que sea compartido y comentado a tal punto que debe convertirse en viral.

En este sentido, se recomienda que cada marca, en su afán de hacer de su contenido, una publicación viral, considere estas dos formas de hacerlo.

Social media

De acuerdo con IAB México, en su más reciente Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos Móviles entre Internautas Mexicanos 2017, en México cada usuario de Internet utiliza, en promedio, 3 redes sociales, donde Facebook encabeza la lista con 92 por ciento de preferencia, seguida de YouTube y Google +, con 79 y 42 por ciento, respectivamente.

Además, información de Statista indica que, de mayo de 2016 a mayo de este año en América Latina, el medio o canal de distribución de contenido que más esfuerzos de marketing recibió en ese lapso fue YouTube, con 56 por ciento; Facebook en el segundo sitio con 50 por ciento, y en tercer lugar Instagram (42%).

¿Qué se quiere decir con estas cifras?, que las redes sociales son la vía más eficaz para hacer viral cualquier tipo de contenido, ya sea video, texto, imagen, estadístico, promociones, entre muchos otros.

Dadas las características del social media, el contenido ahí publicado puede circular rápidamente, propagarse en cuestión de minutos y darle la vuelta al mundo.

Dejar claro el call to action

Los famosos “llame ahora”, “regístrate aquí”, “adquiérelo ya” y otras son frases de gran poder que regularmente están contenidas en una landing page y que, en muchas ocasiones, son las mismas redes sociales, un email o el propio sitio web oficial de la marca los que remiten a estas páginas y motivan un call to action por parte del consumidor.

Esto, además de favorecer la viralidad y número de clicks y redirecciones, eleva las posibilidades de que ese usuario pase de internauta a cliente potencial.

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL