En Marketing Directo, una de las herramientas más efectivas para hacer contacto directo con el consumidor, y por ende cerrar negocios, es el correo electrónico. En muchos casos este medio llega a ser menospreciado a la hora de trazar una estrategia de Mercadotecnia. Sin embargo, la realidad es que el mailing tiene mucho que ofrecer a las marcas.

Hay empresas que hacen uso de este recurso para cerrar ventas. No obstante, en la búsqueda por concretar el negocio se puede caer en malas y desesperadas prácticas que en lugar de abonar a la estrategia, terminan por arruinarla.

A continuación te presentamos 10 acciones negativas para vender mediante el uso del correo electrónico.

No realizar pruebas de envío

Una mala práctica muy recurrente es no hacer pruebas con mediciones y proceder a las modificaciones necesarias antes de hacer el envío.

Vender a quién no lo desea

Una de las peores formas es intentar vender a quién no busca el producto y esto tiene origen en la mala segmentación de la base de datos. Cuando se ofrece un producto a una persona que no lo quiere, ésta sencillamente se molestará.

Usar malas referencias

Poner en la referencia textos poco pensados y sin atractivo son una mala forma para vender.

No incluir un call to action

Sin un llamado a la acción, el mail puede resultar confuso para el potencial consumidor, lo cual derivará en que no se cumpla el objetivo del envío.

No realizar diseños responsivos

La plataforma juega un rol fundamental para que el cliente se encuentre satisfecho y opte por la compra o para que incluso se moleste con la marca y le resulte desagradable.

Usar información irrelevante

Mandar información que no es relevante para ellos, en cuanto a nivel socioeconómico, destinos e intereses. Es necesario saber qué mandar y a qué personas.

Saturar los correos

Se debe saber qué información y cuándo enviarla, porque saturar los correos electrónicos de los potenciales consumidores es la mejor forma de generar molestia y que éstos sencillamente no compren.

No calendarizar envíos

Todavía hay marcas que envían en domingo con la idea que el correo será lo primero que se verá en lunes. Lo que en realidad sucede es que el usuario los selecciona en grupo y los manda directo a la papelera de reciclaje.

Interruption marketing

Pensar que no tienen consecuencias es una gran equivocación.  El público jamás pensará “ésta es la marca que me cae mal por sus mails”, simplemente mostrará predisposición negativa ante el producto.

Enviar la misma pieza que ya fue postal y MUPI

Es gastarla más y sinónimo de la tremenda falta de creatividad y/o presupuesto que tiene la marca.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL