El upcycling, también conocido como supra-reciclaje, es una tendencia que va al alza en el gusto de los consumidores porque con ella se aprovechan todo tipo de materiales para mitigar el impacto ambiental.

Cuando conviertes una botella de plástico en un florero o tus discos compactos viejos en un reloj de pared, estás haciendo upcycling; es decir, transformando un residuo inservible en un objeto útil.

En temas de sustentabilidad ambiental, el consumidor comprende que las acciones verdes son un importante diferenciador a la hora de adquirir productos y servicios, puesto que prefieren objetos amigables con el medio ambiente.

Esto se refleja en el Green Study 2017 de la firma Kantar TNS, el cual señala que el 98 por ciento de los mexicanos considera que es importante que las compañías cuenten con políticas de protección ambiental insertadas en su filosofía.

También refiere que el 50 por ciento de los consumidores de nuestro país desea adquirir productos sustentables para contribuir al cuidado del planeta, lo que implica un cambio en los hábitos de consumo. Una muestra de ello es que antes el criterio de compra se limitaba a dos opciones: el precio y la satisfacción de una necesidad.

En este sentido, existen varias muestras en la industria que contribuyen con acciones relacionadas al reciclaje y la reutilización. Por ejemplo, los envases del popular refresco Coca-Cola, están elaborados 100 por ciento con material reciclado. Además, esta compañía se mantiene como el principal reciclador de PET nacional, ya que cuenta con dos plantas recicladoras con capacidad de procesar 85 mil toneladas de PET, que equivalen a más de 4,100 millones de botellas al año. En su Informe de Sustentabilidad 2016 menciona que es posible mejorar el bienestar de la población, sin comprometer la calidad de vida de las generaciones futuras.

Otro ejemplo lo encontramos en Unilever, que mediante un comunicado publicado a principios de este año, se comprometió en asegurar que todos sus envases plásticos se diseñen para ser reciclables para compostaje para el 2025; o Kimberly-Clark México, que por su parte, incluye materia prima reciclada en todos sus productos.

Estas iniciativas son empáticas con las personas que quieren ayudar a reducir la huella ecológica, obteniendo productos reciclados que pueden ser reutilizados y aprovechados.

Finalmente, el upcycling es capaz de proveer a una persona de objetos útiles a bajo costo. Aplicando creatividad, se le puede dar una segunda vida a los materiales. Como resultado, las personas se convierten en agentes de cambio en un mundo que definitivamente lo requiere.

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL