“Todos sembramos café” es un proyecto que, fundado por Starbucks, enfoca sus esfuerzos en la donación de plantas resistentes a la roya, una plaga que afecta las cosechas de café evitando que sus frutos nazcan plenamente.

De inicio este programa estaba activo únicamente en regiones chiapanecas y actualmente Starbucks, uno de los diversos actores que trabajan en la renovación de las plantaciones, decidió llevarlo a Oaxaca, un estado en el que hay aún más riesgos debido al envejecimiento de los campos, a las condiciones económicas y a las disputas sociales que provoca la migración.

¿En qué consiste “Todos sembramos café”?

Este proyecto se inspira en el programa One Tree For Every Bag, que para el 2025 busca donar 100 millones de cafetos a México y Centroamérica. Fue creado para apoyar a los productores de café ante la roya y con ese fin, Starbucks ha donado a los caficultores de Chiapas más de 2.3 millones de plantas en un periodo del 2014 al 2018.

Tal como lo refiere Eleazar Olivas, director general del Centro de Apoyo al Productor en México, “en Oaxaca, la mayor parte de los caficultores son pequeños productores. Estar cerca de ellos no es sólo un objetivo, es nuestro deber como promotores del café de la máxima calidad. Nos enorgullece decir que Starbucks ha trabajado estrechamente con caficultores de Oaxaca desde 2014, y hoy celebramos no sólo la donación de plantas para la renovación de sus cafetales, sino la implementación de Parcelas Educativas para convertir al café en su método de supervivencia”.

A este movimiento se han sumado más de mil caficultores de Oaxaca, todos de grupos indigenas. Del mismo modo, trabajan en el proyecto un grupo de mujeres de origen zapoteco, mixteco, mazateco y chatino. Todos los productores, también forman parte de Prácticas C.A.F.E., un programa de abastecimiento ético que se enfoca en asegurar la calidad del café promoviendo estándares sociales, económicos y ambientales.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL