Para entender las estrategias de las principales firmas tecnológicas, basta con recordar lo siguiente: desde las empresas con limitadas bases tecnológicas hasta los e-retailers para hacer frente a las demandas del los consumidores están centrando sus esfuerzos y recursos en crear la mejor experiencia posible para el cliente.

¿Cómo lo hacen? A través de una flamante estrategia que consiste en entregar de manera consistente un valor superior al cliente.

La intención, es ser una compañía competitiva, y para mantenerse en ese estado, se comienzan a adoptar tecnologías como el IoT (el Internet de las Cosas, por su acrónimo en inglés) y, aunque no es un concepto nuevo, hoy en día, se está convirtiendo en un factor crucial para las compañías de todo el mundo.

Tanto así que, de acuerdo con un informe publicado por 5G Americas, el mercado del Internet de las Cosas alcanzó en México un valor aproximado de 3 mil 300 millones de dólares en 2016, debido a que las empresas lo utilizan cada vez más, principalmente en el transporte y la manufactura. Por lo tanto, dicha cifra coloca a México con una participación de 0.41 por cuento en el mercado mundial.

Asimismo, el IoT se valoró en 812 mil millones de dólares en todo el mundo durante el 2016. Situándose China y Estado Unidos como líderes, concentrando el 55 por ciento del valor del mercado, mientras que América Latina cuenta con una participación de solo 1.57 por ciento.

De acuerdo a datos de Statista, en 2016 se estimó que en todo el mundo cerca de 17.68 mil millones de dispositivos tenían instalada tecnología IoT y se prevé que aproximadamente 26.66 mil millones de dispositivos cuenten con esta conexión en 2019.

El lado B del IoT

Tomando en cuenta la situación actual del sector retail —principalmente de Estados Unidos— es importante que las empresas comiencen adecuarse a las exigencias de los consumidores, como recibir de las compañías servicios personalizados en tiempo real.

Al respecto, un estudio de Salmon, el 61 por ciento de las empresas europeas de retail están apostando por invertir en IoT. Más impresionante todavía, la firma revela que el 53 por ciento de las empresas involucradas en e-commerce desean emplear tecnologías de realidad virtual y aumentada, mientras que, un 69 por ciento esperan que robots les permitan aumentar sus ventas y mejorar la experiencia de sus clientes.

De tal manera que, las herramientas para mejorar la experiencia del cliente con una marca están ahí, ahora depende de cada participante de un mercado en tomar este tipo de herramientas, entender a su target, al sector, añadirle el valor de la marca y así diseñar una estrategia ganadora para pasar a un siguiente nivel en satisfacción de las necesidades del consumidor.

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL