Así como en el publicidad existe una lucha por ganar un lugar entre los anunciantes y luego conquistar el mercado, del mismo modo se busca ganar un espacio privilegiado para los productos dentro de las cadenas de retail. Es aquí, donde la Promotoría (una disciplina del below the line) enseña cómo emplazar el producto para que el cliente haga la compra.

Más notas relacionadas:
Las 4 P’s que debe entender el sector retail
Retail marketing: 5 trucos que usan los restaurantes para que consumas más
Retail experience: aerolínea sorprende con creativos vídeos de seguridad

Desde la perspectiva de Rafael Muñiz González, en el punto de venta, la rotación del producto se debe a su emplazamiento eficaz; pues se le da relevancia a unos productos por encima de otros con estrategias de Promotoría.

Distribuciones lineales

En las distribuciones lineales los productos se identifican desde la superficie lineal, por lo que las marcas luchan por conseguir más metros para su colocación.

Los tres niveles en que se colocan los productos:

1. Nivel ojos, productos con mayores posibilidades de rotación.

2. Nivel manos, productos de consumo diario.

3. Nivel suelo, productos pesados y de uso regular.

4. Las más solicitadas son las “cabeceras de góndola”, que están ubicadas en los extremos de los lineales, resultan  por su ubicación, las de mayor demanda a nivel promocional.

Foto: Shutterstock.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL