Es conocido que a pesar del impulso que las tiendas online están teniendo en la actualidad, existe aún segmentos que prefieren asistir a una tienda física para comprar.

Los motivos varían y van desde la conveniencia que ofrece el establecimiento, hasta la oportunidad que tiene el consumidor de conocer el producto de manera física, probarlo y comprarlo frente a otros en el mismo punto de venta, sin señalar que la experiencia de compra es distinta a las tiendas online.

La ubicación hace algunos años e era un factor sumamente relevante a la hora de elegir un lugar para instalar una tienda. Expertos señalaban que la visibilidad del local era factor determinante para que los consumidores decidieran acercarse a la tienda, ya que en una primera fase el escaparate juega como un “vendedor silencioso”, impulsando al consumidor a querer visitar la tienda.

Jimmy Lion, una startup especializada en calcetines piensa que la presencia física jugará a su favor, es por eso que abrió un punto de venta en Portal de l’Ángel, Barcelona, considerada una de las calles más caras de España. De acuerdo con  la consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield, esta calle se ha mantenido por diez años como la calle comercial con los precios de alquiler más altos en España, con una renta media de 3 mil 420 euros por metro cuadrado al año y un incremento interanual del 1.8 por ciento.

México también ofrece valor en ubicación

América Latina también ofrece ubicaciones consideradas con alto valor, específicamente en México. La Avenida Presidente Masaryk actualmente es la calle más cara de Latinoamérica para instalar una tienda física, ya que la renta promedio alcanza los 945 euros por metro cuadrado al año, según el reporte Main Streets Across the World 2018 de Cushman&Wakefield.

Entre los principales motivos que llevan al consumidor a querer comprar en una tienda física se encuentran: la posibilidad de tocar, sentir y probar el producto, según YouGov.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL