En palabras de nuestro colaborador y columnista Jaime Torres, un stand es la embajada de una marca dentro de una exposición o feria, ya sea al interior o fuera de un punto de venta, o en algún centro de convenciones.

Un stand no sólo brinda la oportunidad de estar cara a cara frente al asistente y cliente potencial, sino también funciona como un canal o medio para comunicar un mensaje que vaya más allá de una venta, es decir, que con el mismo stand se busque trascender una función comercial, para ser también un elemento de marketing que conecte con los asistentes y transmita valores, imagen y contenido de una marca determinada.

Lo anterior muchos stands tradicionales lo han conseguido, pero quizá con el mismo impacto que pueden generar los stands conceptuales.

Un stand conceptual es aquel cuyo objetivo primordial es transmitir un mensaje mediante una comunicación no convencional, que si bien se enfoca en atraer al cliente y poder concretar una venta o una relación comercial mediante un contrato, desea hacerlo bajo un diseño disruptivo.

La creatividad está presente en cada stand, llámese tradicional o no convencional, pero cuando se trata de un ¡o conceptual lo importante es conectar, comunicar e invitar al visitante a que se acerque no sólo por saber qué ofrece la marca en cuestión, sino también por un estímulo visual que le genere curiosidad y gusto.

Revista ARQ

Si lo que deseas es romper paradigmas, salir de la caja y hacer de tu stand una embajada real de tu marca, ¿qué ventajas se pueden obtener de diseñar un stand conceptual?

En ocasiones, requiere de menos inversión

Puede ser que, a simple vista, parezca que un stand conceptual, dados los elementos gráficos, de construcción, materiales y el propio diseño infiera un mayor gasto, pero hay que recordar que no siempre lo que luce mejor y atrae es necesariamente más costoso.

Genera asombro gracias a su diseño inesperado

Tal como se muestra en la imagen que alude a un stand de la revista ARQ, su diseño no tradicional sorprende dado que un visitante tiene la idea de encontrar algo ya conocido, pero al estar frente a un diseño así la reacción seguramente será de asombro, pero a su vez causará interés y curiosidad por conocer qué marca está detrás.

Desafía al diseño y cautiva al visitante

Los diseñadores o creativos no gustan de estar realizando las mismas cosas o los mismos conceptos todos los días, son innovadores y siempre buscan ir más allá y retar a su capacidad creativa. Por tanto, si un cliente llega con un brief donde se indique que desea algo como lo de ARQ, será un desafío que atenderán con gran interés, y montado en una feria, exposición o un punto de venta, el visitante podrá tener un deleite visual.

Tecnología al servicio del stand

Pantallas interactivas, uso de dispositivos dentro de tu stand, decoración móvil, entre otros elementos enriquecerán la experiencia del visitante y te ayudarán a tener mayor visibilidad frente a otros stands.

Motiva la participación de los asistentes

Cuando un asistente se encuentre frente a un stand conceptual, quizá no haya necesidad de que un promotor invite a que pasen o se acerquen. El diseño, su creatividad y su curiosidad por saber de qué se trata, lo hará participar.

 

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL