¿Recuerdas cuando en 2015 Patricio “El Pato” Zambrano se convirtió en héroe nacional al evitar que una persona muriera por asfixia salvándole la vida con la hebilla de un «cinto»? Actuado o no, demostró que no tenía la preparación suficiente para dar primeros auxilios…

Hay favores o ayuda para los cuales es necesario tener conocimientos específicos a fin de lograr un objetivo particular. Se aplaude la disposición para echar una mano, aunque si no tenemos la preparación conviene no involucrarnos. Déjame contarte una anécdota…

SIEMPRE HAY UNA PRIMERA VEZ PARA TODO

Hace algunos años viajando en el transporte público ocurrió un percance con un pasajero. Un hombre iba sentado, sin hacer ruido comenzó a hacer ligeros movimientos extraños que subieron de intensidad hasta que cayó de su asiento al pasillo.

Fijé mi mirada al piso y vi sangre… Estábamos presenciando una convulsión por epilepsia. Los pasajeros más cercanos intentaron ayudar aunque honestamente no hacían nada, pero ¿qué pasó con el operador como el responsable inmediato de la unidad?

NI CACHAS, NI PICHAS, NI DEJAS BATEAR

El operador vio gran parte de lo que sucedía a través de los espejos. Se notaba su nerviosismo, detenía la unidad por momentos y después avanzaba. No sabía qué hacer, se guiaba por lo que los propios pasajeros le gritaban.

En un punto no pudo tener a todos contentos al grado de recibir insultos y amenazas. Se percibía un ambiente tenso, en la unidad nadie estaba preparado para apoyar al hombre convulsionado.

El chofer comentó que llegaría a un hospital y ahí lo dejaría; sin embargo, ¡no se detuvo al pasar por uno! En su desesperación, detuvo la unidad más adelante y permitió que unos pasajeros se bajaran con el convaleciente para “tomar un taxi y llevarlo a casa”. Hasta después de eso se comunicó con la empresa para notificar lo sucedido.

JUGÁNDOSE LA CHAMBA

Esa noche pudo ser la última del operador en el trabajo por tantos errores cometidos al comprometer la integridad del pasajero. El incidente reflejó que la empresa carecía de protocolos para emergencias de ese tipo dentro de la unidad, lo cual es gravísimo.

Asimismo quedó en evidencia la nula capacitación en primeros auxilios, esencial para el giro de la empresa (transporte) ante las eventualidades que pueden ocurrir por el riesgo que implica el propio trabajo.

Dos puntos nos ayudarán a entender la magnitud de la situación:

1. El pasajero pudo empeorar e incluso perder la vida por la negligencia del operador al no detenerse y no llamar al 911 en espera de ayuda profesional.

2. El operador y la empresa pudieron tener repercusiones legales/penales si la integridad del pasajero se veía comprometida. Nadie tuvo la certeza que lo llevaron a casa; entre los escenarios posibles: pudieron robarle sus pertenencias, golpearlo, secuestrarlo, traficar sus órganos, abusar sexualmente, etc.

LA IMPORTANCIA DE LOS PROTOCOLOS

A. ¿Qué es un protocolo? Es una secuencia detallada paso a paso de un proceso. Abarca un conjunto de NORMAS, REGLAS y PAUTAS que guían conductas o acciones ante una situación específica.

B. ¿Por qué son importantes? Al ser un PROCESO ESTANDARIZADO, permite que todo el personal trabaje apegado a una guía para saber cómo responder ante una eventualidad, impidiendo que cada individuo actúe bajo su propio criterio que podría ser erróneo.

Muestran la identidad de una organización, es decir, esos rasgos que la hacen única y la distinguen de la competencia, así como su capacidad de respuesta en algún evento o percance.

LA IMPORTANCIA DE LA CAPACITACIÓN

A. ¿Qué es la capacitación? Es un proceso de aprendizaje en el que se adquieren, actualizan o desarrollan CONOCIMIENTOS y/o HABILIDADES en cualquier profesión u oficio.

B. ¿Por qué es importante?

      •  Otorga conocimiento para la superación personal y profesional en los trabajadores.
      • Aumenta el prestigio y mejora la imagen de la empresa al actualizarse adecuada y constantemente.
      • Puede ayudar a elevar la productividad y mejorar la calidad de los productos o servicios ofrecidos.
      • Ayuda a disminuir los riesgos en el trabajo.
      • Es una obligación por ley estipulada en el artículo 153-A de la Ley Federal de Trabajo.

CONCLUSIÓN

Los protocolos y la capacitación te pudieran parecer una pérdida de tiempo, aburridos e incluso innecesarios… No lo son; su propósito principal: guiarte en situaciones comprometedoras reduciendo los errores al máximo.

A lo mejor no necesitas dar primeros auxilios como el operador, pero puedes trabajar con maquinaria pesada, electricidad, combustibles, etc., y debes estar ALTAMENTE CAPACITADO para manejarlos correctamente y saber qué hacer en caso de una desgracia

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL