El clavadista mexicano Rommel Pacheco no alcanzó este martes ninguna de las tres grandes preseas en la final de trampolín de tres metros durante los Juegos Olímpicos de Río 2016, el originario de Mérida quedó en séptimo lugar de 12.

Aunque el mexicano se colocaba como el favorito para la medalla de plata, pues llevaba dos clasificaciones en ese lugar, sus dos primeros clavados en la final fueron malos.

El primero sólo alcanzó 45.90 puntos, el puntaje más bajo de la primera ronda. En el segundo 58.50, lo que lo ponía en el último lugar.

Fue hasta su tercera aparición cuando el mexicano hizo gala de su toda su técnica, fue así como obtuvo 86.70 y 79.20, en total logró 451.20, es decir 96.4 puntos menos que el primer lugar, el chino Cao Yuan, el único al que Rommel nunca pudo superar en las pruebas anteriores.

Rommel Pachecho es una personalidad deportiva y tras su llegada a Brasil al menos dos marcas han llamado la atención por su patrocinio al clavadista.

Tal es el caso del traje que vistió en la ceremonia de inauguración, de la marca Hugo Boss y la bebida Power Ade, marca patrocinadora que lanzó una estrategia de social media marketing en Twitter.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL