Desde el año 1970, la ley laboral en México contempla la entrega de una de las prestaciones más esperadas por cientos de trabajadores: el aguinaldo.

Esta prestación es un pago de carácter obligatorio para los patrones y de recepción irrenunciable para los empleados, el cual equivale a un mínimo de 15 días de salario y que debe ser recibido antes del 20 de diciembre.

Ante el recibimiento de esta prestación, aunado a las quincenas que se perciben durante diciembre, el consumo y gastos suelen incrementarse, sumado a las diversas promociones que tanto en tiendas físicas como online ofrecen a los clientes.

Alcohol, motivo de gasto del aguinaldo

Contar con el aguinaldo ayuda a muchos mexicanos a realizar compras que se tenían planeadas, o bien para pagar algún tipo de deuda o ahorrarlo. No obstante, dichos usos se pueden olvidar ante las próximas celebraciones como Navidad y Año Nuevo.

De acuerdo con la novena edición del Barómetro Internacional de Navidad, realizado por Grupo Internacional Ferratum, en México el 16 por ciento del aguinaldo se destina a la compra de bebidas alcohólicas, mientras que otro 25 por ciento va dirigido a la adquisición de ropa, porcentajes que según el estudio es el triple en comparación con países europeos, como es el caso de Letonia y Alemania en donde se destinan 8 y por ciento, respectivamente.

Para impulsar la categoría de bebidas embriagantes, retailers y marcas implementan acciones de marketing, tales como exhibiciones adicionales, material de comunicación, sampling, promociones cruzadas, precios especiales, entre otras.

Por su parte, un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indica que la cena, regalos y ropa son las tres cosas en las cuales se gasta el aguinaldo.

Otro dato relevante que da cuenta del comportamiento de compra del mexicano es el método de pago. Según el citado estudio 48 por ciento de los mexicanos harán sus compras con tarjetas de crédito.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL