El showrooming es uno de los mayores temores que enfrentan las tiendas tradicionales, que ven cómo muchos de sus clientes entran a sus tiendas, ven sus productos y finalmente terminan adquiriéndolos a través de Internet.

Más columnas de Gerardo Castillejo:
¿Qué es el Engagement Marketing?
¿Qué son los insights del consumidor?
Al final o eres diferente… o eres barato
¿Están las agencias de publicidad preparadas para seducir a las mujeres?

El showrooming es una técnica que consiste en visitar la tienda física para probar y finalmente obtenerlo online, donde en la mayoría de los casos se obtienen mejores precios que en las tiendas offline. Esta práctica se ha ido extendiendo año tras año y ha llegado para quedarse. Los especialistas opinan que su crecimiento seguirá un ritmo vertiginoso conforme los consumidores le sigan perdiendo el miedo a las compras online.

Un estudio de IBM indicó que el showrooming genera cerca del 50% de las ventas online, siendo el segmento comprendido entre los 30 y 44 años el de mayor dinamismo. El showroomer es un comprador joven, con un poder adquisitivo medio alto, usuarios de la tecnología, muy activos en las redes sociales y que no dudan en reseñar su compra en blogs, twitter o facebook.

Qué es el showrooming

Smartphones, tablet y grandes plataformas de e-commerce han hecho posible la evolución de este fenómeno, y ya son muchas las marcas que están tomando nota de esta tendencia. Según un estudio de “Mobile Marketing & Comerce Report”, el 67% de los vendedores son más conscientes del crecimiento en el número de consumidores que utilizan su smartphone para comprar.

Según un estudio de Google, los showroomers, pasan un 25% más del tiempo dentro de la tienda, que los usuarios que sólo utilizan su smartphone o tablet para ayudarse en la compra de forma esporádica.

Dada esta situación, el comercio tradicional tendrá que adaptarse e idear nuevas fórmulas para poder competir, convirtiendo sus puntos de venta en grandes centros de experiencias positivas, por lo que tendrán que microsegmentar aún más a sus públicos, elaborando una oferta personalizada basada en la humanización de los procesos de atención al cliente y recurriendo al marketing sensorial como pilar fundamental, para hacerle frente a la compra más racional basada en los precios bajos del showrooming. Por ejemplo, la marca Burton, ha logrado un gran realismo en el proceso de compra y permite probar sus prendas en probadores a temperaturas bajo cero, algo que tiene mucho sentido, tratándose de prendas para alta montaña.

Nos vemos en la próxima, en donde te contaré acerca de la otra gran tendencia: el webrooming. Te espero..!! Excelente semana…

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL