Qué es el Doxxing y por qué te atañe

230

Las redes sociales nos han brindado un sinfín de beneficios en los últimos quince años. La comunicación masiva ya no es exclusiva de unos cuantos grupos y el poder de expresarse masivamente lo tiene prácticamente cualquier persona que disponga de una conexión a internet. Sin embargo, como en todos los ámbitos de esta vida, no todo es miel sobre hojuelas y la comunicación comercial sigue siendo una labor delicada que debe ser ejecutada por profesionales. 

Esto, porque no sólo es importante el contenido que se transmite y el momento en el que se hace, sino porque al ser una comunicación de dos vías, no sólo estamos expuestos a respuestas afables y constructivas, sino también al quehacer de los trolls, que movidos por resentimientos sociales enraizados, venganzas personales, sentimientos de odio o intensiones de extorsión, atacan a las marcas y a figuras públicas. Algunos, investigando minuciosamente a las víctimas para construir su dardo venenoso.

Dichas acciones tienen un nombre: Doxxing. Un término derivado de “dox”, la abreviación en inglés de documentos, que se refiere a la maliciosa práctica que consiste en investigar y publicar información privada (generalmente de carácter estrictamente personal) sobre una persona u organización, con el fin de perjudicarla. 

Existen diversos casos de Doxxing, desde los muy burdos, muchos de ellos difundidos por bots, hasta los más complejos, realizados por profesionales que involucran pericias de inteligencia y espionaje. Muchos de esos casos, incluso con estrategias de Doxware: ataques por medio de malware para potencializar sus efectos. 

La infame práctica nos debe ocupar porque cualquier persona y organización con presencia en internet, principalmente en redes sociales, está expuesta a ella. Generalmente toma por sorpresa a las partes afectadas sin que éstas sepan cómo reaccionar y por consecuencia entren en pánico. Sin la asesoría de un especialista calificado en comunicación y manejo de crisis, la respuesta (o peor aún, la falta de ella) puede agravar aún más la situación. 

La mejor forma de combatir el Doxxing es previniendo sus causas, al cuidar la información que se publica en medios propios, ya sean privados o institucionales, pero también al estar conscientes de que todas las marcas comerciales pueden estar expuestas a una situación de crisis y que ésta puede ser creada con toda alevosía y ventaja. Un hecho que sobra indicar, puede ser un tema muy delicado no solo para el imputado, sino para la propia empresa o agencia, que debe dar la cara y resolver la crisis en el menor tiempo posible y de la manera adecuada para evitar escenarios peores. 

¿Estás preparado para casos de Doxxing? ¿Cuentas con los profesionales adecuados? ¿Tienes un plan de acción estructurado? Es una prioridad. 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL