Por: Pablo Mercado
Twitter: @paglom
email: [email protected]

La bebida que nació a finales del siglo XIX como bebida medicinal es hoy en día la compañía que mejor ha sabido utilizar el marketing sensorial.

Alrededor de Coca Cola existen muchas leyendas, como la que menciona que con el uso de este refresco puedes destapar cañerías o limpiar monedas de oro o de algún otro metal. 

La que afirma que en su composición contiene cocaína y la que dice que ellos inventaron a Santa Claus. Entre muchas otras.

También se dice que nadie conoce la fórmula exacta, misma que tienen guardada en un banco en Atlanta y que únicamente dos altos directivos de la compañía la conocen, mismos que no viajan juntos y no se conocen entre sí. Pero yo me pregunto, ¿si alguien en realidad tuviera acceso a la fórmula exacta de Coca Cola, que podría hacer con ella? La respuesta es NADA. Sin la gran estrategia de mercadotecnia, canales de distribución y posicionamiento mundial que tiene la compañía, la pura formula no vale NADA.

Coca Cola ha estado muy bien planeada desde su origen y desde los 5 sentidos. Y cada uno de sus elementos puede ser reconocido aún sin nombre o logotipo.

Tacto: en 1915 se llevó acabo un concurso para diseñar una botella que pudiera ser reconocida a oscuras, sin logotipo y aún rompiéndose en mil pedazos. El resultado, la botella mejor conocida como Contour, reconocida por el 90% de la población mundial aún con los ojos vendados.

Gusto: a pesar de que no se cuenta con la formula exacta, se sabe que el distintivo sabor proviene en su mayoría de mezclas de azúcar y aceites de naranja, limón y vainilla. Muchos han intentado imitarla, pero nada es tan inconfundible como el sabor una Coca Cola bien fría.

Olfato: el aroma de una Coca Cola también es muy característico, existen compañías que han logrado igualar el aroma para incluirlo en productos no oficiales de la compañía como gomitas, paletas de dulce, etc. El aroma esta compuesto por limón, lavanda, nuez moscada, verbena, bergamota y unos toques de cedro, patchouli y vainilla.

Oído: nada como el sonido de una botella al destaparse, los hielos cayendo en el vaso, el refresco sirviéndose y el gas burbujeando. Sonidos que la marca ha sabido posicionar muy bien incluso en varios de sus spots de TV y anuncios de radio. Por ejemplo el Slogan: “Destapa la Felicidad”.

Vista: ¿han notado que los anuncios impresos en la mayoría de los casos tienen unas burbujas que dan la ilusión de que el producto esta frío? Pues no son accidentales, esta comprobado que al ver este tipo de burbujas se despiertan nuestras ansias, cuando esto pasa nos dan ganas de comer comida chatarra y por supuesto acompañarla de una Coca Cola. De hecho ejecutivos de marketing de la empresa afirman que han descubierto un modelo que les dice la cantidad exacta de burbujas necesarias en un anuncio para despertar nuestras ansias.

Coca Cola es tan poderosa porque llega a través de los 5 sentidos, pero son aún más poderosos sus anuncios en los que ni siquiera aparece el producto, ¿por qué? Por que lo que nos están vendiendo son emociones. Los invito a que analicen su última campaña. “Super Heroes”.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL