La industria de retail en cada país, es un sector muy importante para la economía interna, gracias a los empleos que genera y su contribución al Producto Interno Bruto (PIB).

De acuerdo con información de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), cuenta con 106 cadenas de retail afiliadas, lo que representa un total de 51,917 tiendas físicas en México, mismas que generan más de 825 mil empleos directos, las cuales además aportan 3.4 por ciento al PIB nacional, sin contar otros PDV no asociados y que también suman a la economía interna.

Gracias a sus distintos formatos, precios, oferta de productos, operaciones, estrategias de marketing, comunicación, servicio, entre otros aspectos, hacen que el consumidor se sienta atraído, se satisfagan sus necesidades y demuestre su preferencia en cada visita.

Supermercado y Club de Precio, ¿qué los hace distintos?

Como se ha dicho en repetidas ocasiones, cada cliente tiene diferentes necesidades que desea cubrir, intereses, gustos, deseos, busca cosas diferentes, un trato amable y de calidad, así como estar en un PDV donde se sienta cómodo y pueda hacer un recorrido fácil.

Es por esto que la diversidad de formatos es una respuesta ante tales situaciones y con ello atender a distintos tipos de shoppers, con la finalidad de que ninguno quede fuera, por lo que los supermercados y clubes de precio son dos opciones que prevalecen en nuestro país.

Por un lado, un supermercado es un formato de dimensiones que van de los 500 a 4,500 metros cuadrados, PDV en donde se manejan, principalmente, abarrotes y perecederos, además de otros servicios, abiertos a todo tipo de público, y con precios bajos, según lo define la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Por otro lado, un club de precio está diseñado para instituciones y personas de alto consumo e ingreso medio y alto, el cual funciona mediante una membresía anual que permite efectuar compras en cada visita, con productos en grandes presentaciones y venta al mayoreo, además de contar con una exhibición distinta a los supermercados, y con precios al costo, así definido también por la Profeco.

Sin embargo, las dimensiones del PDV y las presentaciones de los productos no son las únicas características que los hacen distintos. Existen otras como las presentadas a continuación:

  • Promociones: mientras en los supermercados se maneja frecuentemente el 2×1,3×2 o más y con ello beneficiar la rotación de ciertos productos, en un club de precio su principal promoción es un bajo costo por la mercancía ofertada, ya que dada la presentación a granel o de mayore, no resultaría conveniente tener un 3×2, por ejemplo.
  • Distribución de departamentos (layout): dadas las presentaciones, el consumidor hacia quien va dirigido el PDV, las dimensiones de la tienda, la estrategia de exhibición, entre otros elementos, hacen que la distribución de áreas, departamentos y categorías cambien entre formatos.
  • Ubicación: mientras los clubes de precio están en zonas más alejadas de colonias concurridas, un supermercado se localiza cerca de zonas concurridas, es decir, con un alto nivel de población, en lugares donde la gente transita con frecuencia, cerca de sitios estratégicos como paradas de autobuses, escuelas, lugares de trabajo, que los hagan de fácil acceso para el consumidor, sin tener que acudir con un automóvil.
  • Diseño y edificación: las dimensiones de una tienda de autoservicio y un club de precios, no distan mucho una de otra; lo que sí puede notarse a simple vista es el diseño, ya que los clubes de precio no cuentan con un visual merchandising tan atractivo o llamativo como en un supermercado, hay poca decoración y la exhibición de productos en un mayorista, y los productos regularmente se ofertan en paquetes o embalajes para un mejor manejo de la mercancía.
  • Membresía: en un supermercado no se necesita estar suscrito a un plan de membresía, a diferencia de un club de precio, donde la gente sólo puede acceder al PDV y hacer compras si cuenta con una de ellas.
  • Servicio de comida rápida: en un supermercado es posible ver espacios donde se venden helados, café o una zona para tramitar tarjetas de crédito. Sin embargo, en un club de precio, además de cajeros automáticos bancarios y cafetería, también cuentan con zonas de comida rápida para estar al servicio del cliente al momento de que salga del mayorista.

Hasta junio de 2016, en México Sam’s Club lideraba el mercado, con 72.2 por ciento de participación, seguido de Costco (19.1%) y en tercer lugar City Club (8.7%), según Euromonitor International.

Así mismo, la mencionada firma de consultoría estimó que para 2020, el valor del mercado mayorista en nuestro país podría llegar a los 64,327 millones de pesos, 17 por ciento más que lo reportado en 2015 (54,602 millones de pesos).

 

 

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL