Las marcas han generado y utilizado distintos caminos para comunicarse con su público meta. Desde las activaciones y el marketing directo hasta canales más digitales como es el caso de las redes sociales o los bannners en un sitio web. Sin embargo, hay otros métodos que, de realizarse correctamente, suelen ser mucho más sutiles pero muy efectivos, cómo es el caso del product placement, el cual han sido usado por distintas marcas en series y en películas, por mencionar algunos de los principales espacios.

Una de las principales ventajas con las que cuenta el product placement respecto a otras estrategias de marketing es que se puede presentar tanto la marca o el producto, según sea el objetivo que se busque al usar dicha estrategia, de una manera mucho más orgánica. Dicho de otro modo, la firma en cuestión puede ser mencionada en una charla casual por los personajes de una serie o una película, sin que esto le quite protagonismo ni a ellos ni a la trama.

Al ser mencionado por los personajes o en los diálogos, el producto o la marca en cuestión que es presentado como parte de la estrategia de product placement se convierten en algo más significativo para la audiencia que está consumiendo dicho contenido. Al ser importante o parte de la vida de las personas en la cinta, entonces también se vuelve relevante para el espectador.

Como mencionábamos al comienzo del texto, el product placement, como la activación del patrocinio de una marca, presenta a la firma de una manera considerablemente menos intrusiva, siempre y cuando la técnica sea utilizada correctamente.

¿A qué nos referimos con que la estrategia sea usada correctamente? A que la marca o el producto presentado por medio del product placement no sea el protagonista en el contenido (sea serie o película), sino un elemento tangencial, algo que los personajes usan en su día a día. De modo contrario, lo que se puede obtener es un comercial muy largo que termine por aburrir a los espectadores.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL