Canadá.- El correo tradicional sigue siendo un recurso de marketing utilizado en diversos rubros. Pero Porsche fue un paso más allá para integrar las nuevas tecnologí­as con la herramienta más vieja de marketing directo y crear awareness sobre su último modelo.

Más noticias de Marketing Directo:
Face-bra: sexy marketing directo
El primer libro de cocina que se come

Porsche trabajó con la agencia Lowe Roche en Toronto, Canadá para introducir el deseo por su nuevo Porsche Carrera 911 S entre un target selecto.

La idea fue transformar uno de los canales de comunicación más viejos del marketing: el correo tradicional, en una estrategia novedosa que personaliza totalmente el mensaje.

El staff de Lowe llegó a hogares seleccionados de Toronto con todo el equipo necesario para desplegar la estrategia, que partió del deseo que provoca la marca.

Se estacionó un Porsche en la entrada de las casas de las personas seleccionadas y se tomó una fotografí­a. Esa foto se convirtió en una postal personalizada con el auto en las casas de los clientes potenciales, haciendo realidad la fantasí­a de las personas de ver en sus casas un auto deportivo de lujo.

Las postales se entregaron en los buzones de las personas, que recibieron un mensaje 100 por ciento directo y personal. ¡Buena idea!

Por Nuri Cobos

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL