Seguramente ya se han dado cuenta del fenómeno de Yorch de Polanco. Y en mi pasada entrega ya hablé de él. Quiero reiterar porque me parecen relevantes algunas cosas: El fenómeno antropológico, tribal, de contenido y de influencia.

Más artículos de Paco Santamaría:
¿Por qué existen personajes virales o #VideoBloggers en nuestras vidas digitales?
Mi novia prefirió a otra marca
¿Qué tan depravados son nuestros clientes?

¿Cómo es que un personaje que exagera o actúa una tribu urbana -que tal parece una mezcla entre un Forever Chavoruco y un mirrey- puede tener más seguidores y simpatizantes orgánicos y auténticos que muchas marcas que lo intentan todos los días? Aquí aparecen varios factores que les proyecto a continuación:

1) Genera contenido real y reelevante.
2) Es fresco y auténtico dentro de la caracterización de su personaje.
3) Es consistente y siempre envía el mismo mensaje.
4) Es catártico, genera empatía y entretenimiento.

Ahora paso a la parte antropológica. ¿Por qué un hombre de 40 y tantos, que fue ejecutivo de un a marca como Coca Cola -se rumora que director de mercadotecnia-, de pronto, súbitamente, sale del clóset en muchas circunstancias? Se pone a hacer loqueras y a construir un personaje en video blogs. Es una situación generacional, sin duda. La gente de la generación X fuimos programados en muchos sentidos, dónde estudiar, con quién juntarnos, quiénes serían nuestros amigos y dónde trabajaríamos. Fuimos una generación teledirigida. Y no por nuestros padres o tutores, que al contrario, con ellos fuimos muy rebeldes con la autoridad. Nos educaron los medios, los influenciadores y principalmente la TV.

Y claro, ahora que tenemos más información, salimos de la prisión que llamaremos búsqueda de la identidad. Llámenle si quieren crisis de los 40 recargada, pero quizá pronostico que los miembros de la generación X estamos despertando de nuestro estatus aletargado de unos 20 años atrás, de diferentes formas como cambiarnos de sexo -ver un poco de la vida mediática de Caitly Jenner- y convertirnos en transgénero. En fin, estamos saliendo del clóset de muchas formas. Otra importante es la vinculación y alianzas con otros líderes generacionales.

Al final, la generación X es como el eslabón perdido de las generaciones y servimos de puente generacional, ¿Qué nos queda? Fluir y nadar a favor de la corriente. Quizá esto deberían de hacer las marcas que quieren tener más seguidores reales que Yorch de Polanco. Apostarle a la autenticidad, el lado B y la locura, quizá así lograrán su cometido de dialogar con sus clientes. Les comparto por aquí más vídeos del personaje de Yorch de Polanco, tendríamos que aprenderle un poco.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anterior¿Cómo conquistar a través del marketing experiencial a un target femenino?
Artículo siguienteLa Cara Externa
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.